Día de la Victoria

Ese día comenzó con nervios; sabíamos, todos los que votaríamos por AMLO, que la victoria de ser avalada por un juez imparcial sería segura. El problema es que al frente del árbitro electoral, estaban los mismos que avalaron el fraude en 2006 y la compra de votos masiva de Peña Nieto y el PRI en 2012.

El clima era más o menos el mismo de ahora; mentiras de la derecha, que se refutaban en menos de media hora. Millones y millones de pesos públicos y privados, invertidos en campañas de marketing y en redes sociales para posicionar a Anaya y Meade, y persistir en el poder; mantener los privilegios, seguir sin pagar impuestos, mantener la impunidad, desviar recursos, usar las instituciones para su beneficio y sobre todo hacerse millonarios.

Eramos millones los que anticipando un posible fraude dábamos vueltas por las casillas cercanas. Los que con esperanza votamos temprano, aún cuando cientos de casillas abrieron tarde. Eramos millones los que ansiabamos que ahora sí, ganaríamos.

Las horas pasaban lentas. Incluso recuerdo enojarme con AMLO, cuando anunció a la hora de votar que lo había hecho por Rosario Piedra de Ibarra. “Un voto puede ser determinante”, pensé entonces, y no podía estar más equivocado. En todo el país se fraguaba una victoria contundente.

La urnas engordaron con votos a la izquierda, no solo en la presidencia, sino en las cámaras, en los municipios y hasta en la mayoría de las gubernaturas. La república mexicana, poco a poco se pintaba Morena.

Pero aún faltaba lo más difícil; las elecciones pasadas las habíamos ganado, pero no nos habían respetado los resultados, así que nos mordíamos las uñas frente a la tv, o con las redes sociales actualizadas cada 10 segundos para estar pendiente de cualquier noticia. Al fin, cuando era legal, salieron los primeros conteos rápidos que pronosticaban la victoria de la coalición Juntos Haremos Historia. Pero aún así, la noticia no bastaba, a pesar de que las encuestadoras decían era una victoria aplastante.

Entonces anunciaron un pronunciamiento de Meade. Imaginé lo peor; intentarían un fraude, anunciaría su victoria, diría que fue cerrada pero que había ganado; todo eso me pasó por la cabeza en un segundo, pero después vi su rostro; desencajado, triste, derrotado. “La elección no nos favorece, Quiero felicitar a Andrés Manuel López Obrador”, dijo…

Parecía un sueño, el candidato del PRI, salía a reconocer la victoria de AMLO, al fin el país giraría a la izquierda. Al fin podríamos salir del embrollo neoliberal y establecer una república de derechos. Al fin, después de años y años de lucha de miles de mexicanos López Obrador portaría la banda presidencial. No lo creía.

Entonces vino el anuncio de Anaya, también reconociendo la derrota; el triunfo de los que queríamos que todo cambiara. Entonces pude creerlo. Y por un momento me sentí feliz, pleno, absolutamente orgulloso de ser mexicano.

Ese día fue el Dia de la Victoria.

Lo que siguió fue fiesta. Corrimos al Zócalo a gritar “¡presidente, presidente!”, como muchas veces lo hicimos en mítines y discursos. Ese grito que salía de la boca pero que provenía del alma, ahora era cierto. Queríamos ser parte de esa fiesta que era una voz de salida para una Revolución pacífica, que hoy aún se encuentra en marcha.

Falta mucho.

Aún lucharemos bastante.

Pero ese día ganamos y demostramos, que aún con el INE corrupto, con las leyes a modo, con millones de pesos desviados a las campañas, con urnas desaparecidas, con los medios en contra; con todo eso podemos vencerlos.

Gerardo Ayala


CANTARES DE NUESTRA PATRIA

Y cantares de justicia, por tanto tiempo esperada, empezamos a escuchar en nuestra patria.

Golpe a golpe, verso a verso  y paso a paso.

Y al andar vamos haciendo camino, un camino que no había, un camino no transitado, siempre eludido, siempre evitado para un pueblo siempre engañado, siempre humillado.

Cae la famosa “Verdad Histórica” y nos señala  Gertz Manero que tras la caída del “Mochomo” se giran órdenes de aprehensión contra 46 funcionarios públicos del Estado de Guerrero, Tomáz Zerón huyendo, también con orden de aprehensión y en la medida que se vayan confesando será en la medida que se vayan implicando todos aquellos que participaron en la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes de Ayotzinapa.

Al andar vamos abriendo camino y al mirar la vista atrás tendremos que contemplar un país en el que reine la equidad, en el que reine la justicia.

Nuestra lucha, de tantos millones de mexicanos, no es ni será en vano.

Paco Casillas.  


Ja Ja Javier Lozano

Uno de los políticos consentidos del Calderonato. Siempre prepotente, siempre en pose, siempre arribista, siempre queriendo más y más poder. Un indeciso del PRI o del PAN; tal vez en resumen uno de los mejores ejemplos de que ambos partidos son lo mismo y sirven para lo mismo. Para absolutamente nada, más que beneficiar al que ya tiene dinero y poder.

Alguna vez Secretario de trabajo y entonces enemigo del empleo y amigo de los potentados. Javier Lozano fue a todas luces uno de los artífices del extinción de Compañía de Luz y Fuerza y también de Mexicana de Aviación.

Javier Lozano, incluso alguna vez dijo que quería ser presidente. (¡Qué pinche miedo!). Cercano de los Moreno Valle, de los Calderón Zavala, de Meade, de Anaya y de cuanto impresentable tenga la política mexicana, siempre buscó y busca una posición para golpear a la izquierda a AMLO y a todo lo que esté en contra de los intereses personales y de los de sus patrones.

Es uno de esos políticos que se deshace en halagos y servilismos para el que tiene poder o dinero y en cambio escupe insultos e improperios para el que lo cuestiona, lo reta o simplemente le dice sus verdades.

Javier Lozano fue nombrado por “su amigo” Gustavo Adolfo de Hoyos Walther como vocero especial de la COPARMEX, para luego deshacerse de el a las ocho horas del nombramiento. Lo que pasó, nadie lo sabe a ciencia cierta, pero se especula que tuvo que ver con que varios empresarios, miembros de la Confederación, presionaron para que Ja Ja Javier de ninguna forma representara sus intereses y mucho menos de manera pública, pues eso afectaría su ya de por sí muy gastada imagen,

El golpe es duro, tanto que hoy fue la burla de twitter y de la política en México. Lozano que de por sí ya había perdido capital político cuando se fue del PAN, para apoyar a Meade, en el PRI, hoy luce como un “apestado” de la realidad nacional.

El golpe es duro, también para Gustavo de Hoyos, que demostró no tener todo el poder en la institución que preside y que hay más intereses que los suyos, aún cuando se presume el líder absoluto de COPARMEX.

El golpe es duro para la Oposición de AMLO, que no encuentra figuras que estén a la altura de enfrentar al presidente y su 4ta transformación. Que solo tienen, ya como recurso, a algunos artistas y personalidades que a cambio de atención momentanea se prestan a atacar al gobierno, aunque luego sean desmentidos.

En fin.

Saludos y Felicidades Ja Ja Javier.

@GerardoAyala


NO DIRÉ NOMBRES

Quieres escuchar lo que tengo que decir o quieres que te diga lo que quieres escuchar.

Kevin Johansen

Para que no hay sentidos. Solo pistas. Lo conozco desde que nació y vivimos en la misma casa hasta que me casé. Y ya, no doy más pistas.

Me manda ayer noticia fatídica de que inminentemente nos llega el comunismo.  “La 4T va por las pensiones”, decía la noticia. Le contesté, literal: “Infórmate bien. Están acostumbrados a que uno les resuelva todo y ya están grandecitos. Hazlo por ti mismo para que no andes como borreguito repitiendo lo que otros te dicen”. Y ya, se informó, leyó y se dio cuenta de que el encabezado de tal noticia no tenía nada que ver con lo que en realidad sucedió.

Pero así es todos los días, los mismos medios, los mismos periodistas sacan noticias falsas o sesgadas para dar a entender algo que no es y las mismas personas se las creen también todos los días, sin cuestionarse nada.

Medios y periodistas que les han demostrado hasta la saciedad que recibían millonarias sumas de dinero de los regímenes pasados, que los han dejado en evidencia, que dicen noticias a nivel nacional  que al día siguiente se les demuestra que eran falsas, pues esos mismos periodistas, a pesar de todo, los siguen leyendo las mismas gentes.  Debe de ser por que no dicen lo que tiene que decir sino lo que quieren escuchar. Y es así, como cuando alguien te cae muy gordo y no quieres que te cuentan cosas buenas de él, puras malas por que no deseas por ningún motivo que te deje de caer gordo. A ese nivel.

Cada quién es libre de leer lo que le dé la gana y de creer lo que le dé la gana.  Pero aspiro a sembrar la duda. Aspiro a que tengamos una ciudadanía crítica que no se quede con lo primero que le dicen. Que teniendo el ancho mundo de las redes para investigar, investigue y vea si le están diciendo la verdad o solo lo están manipulando como sucedía antes de que tuviésemos el libre acceso, que hoy tenemos, a la información.

Más tenemos un problema. Como dijo Bertrand Russell, nos da miedo pensar. El miedo nos detiene, no vaya a ser que nuestras creencias de todas la vida resulten ser solo ilusiones y las instituciones que nos han formado no vayan a  resultar dañinas.

Aspiro a que algún día lleguemos a la adultez ciudadana.

En los jóvenes está mi apuesta.

Buen día!!

Paco Casillas.

PD.- Y ni me pregunten, no diré quién es.

Les dejo a don Kevin con su rolita justiciera tipo danzón.


¿Valdría la pena cancelar el Tren Maya?

La primera línea de ferrocarril que se construyó en México, fue la ruta entre Veracruz y la Ciudad de México en 1842 bajo el mandato de Santa Anna, pero su mayor expansión tuvo lugar durante el Porfiriato (1876-1910), logrando pasar de 416 a 15,310 millas de vías férreas.

La infraestructura ferroviaria porfirista, que se financió con inversiones provenientes principalmente de los Estados Unidos, Inglaterra y Francia, pasó a manos del Estado con el decreto de nacionalización del presidente Cárdenas en 1937. Sin embargo, la falta de modernización, una estrategia de operación obsoleta, el exceso de trabajadores y sobre todo la corrupción que caracterizó a las administraciones priístas en los años siguientes a la administración de presidente Miguel Alemán (1946-1952) llevó a la quiebra del sistema ferroviario, culminando con su privatización con la administración de Zedillo en 1995 en plena época neoliberal. 

Desde entonces y con la globalización de la economía mexicana en la década de 1990 los trenes dejaron de ser prioridad para el Estado y se continuó privilegiando a la infraestructura automovilística, ignorando los beneficios sociales y económicos que podría traer el tren. Mientras tanto, en China se iniciaba  la planificación de su red ferroviaria, logrando inaugurar su primera línea de alta velocidad en 2003. Hoy en día, China cuenta con la red de alta velocidad más grande del mundo y en Europa se sigue privilegiando la inversión en trenes, al ser un transporte limpio, que tiene una visión social y que contribuye al crecimiento económico. 

Sin embargo, en México, los detractores de la 4T han politizado el proyecto del Tren Maya, aludiendo a sus posibles “daños ambientales” y el “rechazo” de las comunidades,  tratando de defender a los pueblos indígenas que abandonaron por décadas y que quedaron fuera del desarrollo del país. Los gobiernos neoliberales apostaron por la privatización de los recursos estratégicos del estado, incluyendo los ferrocarriles. Bajo la premisa neoliberal, adelgazaron el papel del Estado y no corrigieron las fallas del mercado derivadas de la concentración de los recursos en las regiones con las mayores ventajas económicas, dando pie a un círculo vicioso que generó preferencias hacia las regiones más competitivas, y discriminación de las regiones más pobres. 

El proyecto del Tren Maya es el proyecto más legítimo de López Obrador para corregir las asimetrías en el desarrollo entre el Norte y el Sur causadas por el modelo neoliberal. Aún mas, es una oportunidad de oro para que el titular del Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, inhiba cualquier manifestación de corrupción por parte de los funcionarios responsables del proyecto. Pero sobretodo, el Tren Maya representa el  mayor esfuerzo del Estado para recuperar un área estratégica clave con el fin de potenciar el desarrollo social, cultural y económico de la península de Yucatán.

Orlando Vázquez


Fuentes:

https://www.infobae.com/america/mexico/2020/01/08/la-apertura-de-tres-nuevas-zonas-arqueologicas-en-la-ruta-del-tren-maya-es-viable-determino-el-inah/

https://inah.gob.mx/boletines/8206-convenio-entre-inah-y-fonatur-impulsara-el-cuidado-del-patrimonio-cultural-durante-la-construccion-del-tren-maya

Fuente imagen:

http://www.trenmaya.gob.mx/

Me arrepiento.

Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia, después de una lucha de muchos años. Es sin duda un líder político único en el país. Nadie puede negar su resilencia, su amor a las causas y el empeño diario en lograr liderar el proyecto que ahora encabeza. No fue fácil. Muchas voces, mucha gente, se sumó a su lucha y lo impulso a seguir aún con los panoramas más oscuros. Es conmovedor ver el respaldo de la gente hacia el tabasqueño en videos del desafuero antes de las elecciones de 2006, en el plantón de reforma y en casi todos los de sus mítines de estos años.

¡Presidente, Presidente!, eran gritos en todas sus apariciones públicas. Era un sueño para muchos, una ilusión para otros y la solución para otros tantos. Lo cierto es que después de tanto tiempo, al fin en 2018, se llegó a la meta de la izquierda de colocarse en la cumbre del poder político en México. 30 millones se unieron para que sucediera y ni siquiera el INE pudo evitarlo

La cuarta transformación está en marcha y ha luchado en todo este tiempo con notas inventadas, con medios enojados, con periodistas furiosos por falta de pago, por campañas de desprestigio pagadas desde el poder económico, por intelectuales que se quedaron sin sueldo y por una enorme campaña de bots, que todos los días trabajan intensamente, para dar una imagen de fracaso que no se creen ni ellos mismos. En redes se libra un batalla demencial y continúa que parece no tener fin. Es la derecha contra la izquierda, son los chairos contra los fachos, son los amlovers con otra los haters del macuspano. Y la cosa no parece cercana a cambiar. Se pronostica incluso, que se intensificará con el claro objetivo de arrebatar la mayoría a Morena y así quitarle capacidad de maniobra a AMLO después del 2021.

Así es el escenario y cualquiera que hiciera el análisis el 2 de julio de 2018, podría verlo con facilidad, pero hay un factor que pocos veían venir; los arrepentidos. Los hay de todo tipo, desde los que ni siquiera votaron por él y dicen arrepentirse y sentirse defraudados del cambio. Estos son simplemente gente que sin credibilidad alguna busca hacerse parte del triunfo para al mismo tiempo vender la imagen de que Andrés ha perdido gente. Estos, al igual que las fakenews son desmentidos casi de forma inmediata. Pero los que hoy traigo a la palestra son los que verdaderamente “se arrepienten”, gente que apoyó a Andrés Manuel, de forma vehemente y hoy le da la espalda; que gritan ¡Me arrepiento! y piden perdón, por según convencer a multitudes de votar por el proyecto de transformación que ganó el 1 de julio. Hay explicaciones posibles, todas igual de ilógicas y todas también igual de injustas.

La primera, creían que Andrés Manuel Lopez Obrador lo resolvería todo en un minuto, gente que de verdad pensaba era el mesías; gente que no entiende como funciona un país y lo arraigado que están los vicios en el ir y venir del país; cosas tan simples como la corrupción en todas las instituciones públicas o el mal funcionamiento de gobiernos estatales y municipales. Lo creyeron mago, aún lo creen. No lo es.  TONTOS

La segunda explicación es un poco más compleja, son personas que apoyaron toda la vida a Andrés, que marcharon, que gritaron, que se partieron la madre apoyando; asumiendo que al llegar, tendrían un puesto, un hueso. Que serían parte del gobierno y se veían encumbrados como parte de una corte que gobernaría México los próximos 30 años. Son estos los que juran que sin su apoyo Obrador hoy no sería presidente, y en algo puede que tengan razón. El problema es que nunca vieron solo por el bien general sino por el particular. Eran y no lo sabían, más de lo mismo. Querían el mismo sistema, pero para ellos, sin transformación. No comprendieron que la 4ta transformación era eso, y que lo seguirá siendo. HIPÓCRITAS. 

La tercera: los que aparentan ser opositores al sistema, y que en realidad lo único que buscan es ganar seguidores de uno y otro bando, siendo como veletas que se ajustan al compás del viento. Gente que durante la campaña y unos meses después de ella se declaró obradorista a ultranza, que defendía cualquier cosa y que incluso componía poemas, hacía videos, inventaba frases y se tomaba fotos con el candidato de Morena; pero solo por ganar followers, solo por aumentar sus cuentas. Gente que sabía el tamaño de la avalancha del movimiento de la coalición “juntos haremos historia”. Querían salir en la foto. Y hoy, pretenden ser opuestos, pero no por que en realidad lo sean, sino por que es conveniente para sus intereses y por que se dan cuenta que del lado de la izquierda el apoyo tiene que ser sin lucro y sin moche de por medio. Les conviene girar a la derecha. MISERABLES.

A ti el que no se arrepiente le digo, lo único que queda es seguir, ser parte de las benditas redes sociales. Tener firmes las convicciones y afilados los argumentos. Entender que esto es un proceso y que habrá fallas. Saber que AMLO escucha, cambia y corrige. Entender que no es mago y mucho menos mesías. Saber que el proyecto que se votó era el único posible y que en otras manos, hoy estaríamos diciendo que estaríamos mejor con AMLO, por que además es cierto. Lo único que nos queda es aferrarse a voces que en la oscuridad aún son faros de luz, que hacen verdaderos análisis y que llegan a conclusiones sanas y útiles. 

Me atrevo a citar una de esas voces para mostrar la disyuntiva en la que muchos nos encontramos:

“¿Cómo decir lo que pienso y tengo derecho, sin que venga un “odiador” a burlarse para golpear a una administración?, Yo no odio, Yo exijo como mexicana mi derecho a vivir en paz, segura. Yo no quiero que la administración caiga pero sí que cambie lo que sea necesario”.

“¿Cómo decir lo que pienso y tengo derecho sin que venga un defensor de la 4T a decirme tibia, a insultarme para defender a quien no ataco, a quien solo le exijo que cumpla su encomienda?”

@SantaRemedios

En lo personal no me arrepiento, Hoy mas que nunca estoy seguro de mi voto, orgulloso de él, y sé y entiendo lo útil que le ha sido a México en este año y meses. Hoy estoy más seguro que nunca de que Es un honor estar con Obrador.

@GerardoAyala