La misma piedra

Al parecer, al menos en algunas partes del país, la Jornada Nacional de Distanciamiento Social, está por llegar a su fin y en su lugar nos viene una Nueva Normalidad.

Claro, el virus sigue ahí y el peligro también. Las muertes por Covid 19 seguirán, pero según los cálculos de nuestras autoridades de Salud, la curva irá en descenso en los próximos días.

Es importante no tropezar con la misma piedra, no regresar y con falsos triunfalismos pensar que lo hemos logrado y que todo puede ser como antes; Los saludos deberán de cambiar y alejarnos al menos por un tiempo de los besos, abrazos y apapachos con todo mundo. Por ahora será mejor un cortés buenos días y seguir conservando la sana distancia, en cuanto se pueda.

No es hora de abarrotar restaurantes, ni plazas públicas, ni de salir a pajarear todos los días sin motivo. Lo que se pide es congruencia y civismo de la población. Que se entienda que la pandemia sigue y seguirá, al menos hasta que se encuentre una vacuna, un remedio o la mayoría de la población haya pasado por las garras del Coronavirus (lo que pase primero) y que la reapertura de negocios; restaurantes, centros comerciales y otros, se hace para amortiguar el golpe económico, que ya de por sí es bastante fuerte.

No caigamos en lo mismo que los desesperados en Francia, que hicieron cola para entrar a un ZARA, tratemos que esta pandemia nos enseñe que el consumo irracional, es en parte consecuencia de esto que estamos viviendo.

Lo que sí, es que ojalá sigamos siendo empáticos. Durante esta cuarentena, tuve la fortuna de tropezarme con ejemplos muy gratos de humanidad, que nos reivindican a todos y que nos dan esperanza; la comunidad de Twitter unida para conseguir una medicina o el señor que regaló una bicicleta a un repartidor que se la habían robado; las personas que hicieron despensa y las regalaron a quienes lo necesitaban o las mesas fuera de los comercios en donde la gente que compraba, depositara un producto, para que se lo llevara alguien que tuviera necesidad del mismo.

Gracias, si durante esta época tú has tenido un detalle así. No sabes lo importante que es para los demás sentir una abrazo lejano, una sonrisa solidaria o que simplemente no están solos en el mundo. Ojalá que lo sigas haciendo y si no lo has hecho, aún estás a tiempo; vivimos en un mundo complicado, en el que todos seguiremos necesitando de todos.

@GerardoAyala


Bendita ignorancia

Mi médico y yo nos conocemos desde antes de que naciera mi hijo, o sea, llevo al menos una tercera parte de mi vida dejando la salud de los míos en sus manos.

Confío plenamente en él. Hemos llegado a tal nivel de confianza y familiaridad, que me es posible asegurar que no sólo tenemos una relación de doctor-paciente: somos amigos.

Y como tales, en más de una ocasión hemos conversado sobre infinidad de asuntos. Y en más de una ocasión, hemos llegado a la conclusión de que las personas que no piensan, que no razonan, son mucho más felices que quienes sí lo hacemos. 

“Bendita ignorancia”, dice él cuando me quejo, por ejemplo, de la inconsciencia de mis vecinos. 

Y es innegablemente cierto.

Justo en este momento puedo escuchar como hay varias personas en la calle, afuera de mi casa, enseñándole a un niño a andar en bicicleta. Oigo el sonido de la chicharrita (timbre), los aplausos y los vítores. 

Es posible inferir que después de varios días de chillidos, ha logrado mantener el equilibrio. En otras circunstancias, seguramente me parecería un evento equis. Anodino. Gris. 

Pero justo hoy, en lo que se nos ha dicho que es “el pico de la curva”, me parece algo tremendamente irresponsable. Absolutamente estúpido. Idiota.

Mi mente no puede concebir tal nivel de insensatez e imprudencia. Considero que es de lo más deleznable poner la vida de sus hijos en riesgo.

Y sin embargo, también me parece envidiable vivir sin miedo. Sin preocupaciones. Sin pensar que estamos enfrentando una situación de vida o muerte. Sin sentir que cada día encerrados perdemos 24 horas de potenciales experiencias que se han quedado en pausa sin que podamos hacer nada al respecto…

Así pues, ante estos eventos, sólo me resta llorar un poco por la frustración de ver que la gente no entiende y eso puede derivar en que se tarde más tiempo en aplanar la curva de contagios o reír y una vez más darle la razón a mi doctor:

Bendita ignorancia.

@mirrrrimiau


¿En dónde estamos parados?

Bien, leo que hay cierta ignorancia, hasta en muchos médicos (como el Dr Narro) por los textos que se difunden, en cuanto a la situación con la pandemia por lo que trataré de aclarar la situación. El confinamiento en casa y todas las medidas adoptadas no son ni fueron para que se muriera o se fuera el virus, fueron y siguen siendo son para que no hubiera tantos enfermos en tan poco tiempo que no se dieran abasto las instituciones de salud del país para atender a tanto caso grave. Cosa que hasta el momento y afortunadamente, se ha evitado.

Hay que recordar una vez más el desastroso estado en que el inolvidable PRIAN dejó el Sistema de Salud Nacional (Peña Nieto y su Dr Narro dejaron 307 hospitales arrumbados sin concluir) y el sexenio anterior estatal con su Dr Echevarría al frente sabemos cómo dejaron los hospitales generales. Ni gasas dejaron. Inevitablemente, tendrá que enfermarse un 70 a 80% de la población (si es que no hay tratamiento efectivo o vacuna antes) para que suceda el efecto rebaño y entonces sí, pudiésemos cantar victoria.

En ese tenor, que haya estados con menos o con más casos es irrelevante siempre y cuando no se saturen los servicios para atender a los enfermos ( que hasta hoy no ha sucedido afortunadamente en ningún lugar del país) por que en la línea de tiempo el número de enfermos va a ser el mismo (70 a 80% de la población), solo que pausadamente, no todos al mismo tiempo.

De ese modo, no me explico que haya médicos que no entiendan eso.  Los estados con más casos tardarán más en volver a sus actividades normales por el mismo riesgo de que si vuelven antes, se multipliquen los casos y se saturen los sistemas de salud. Los que tiene menos casos, si al volver a la normalidad se multiplican éstos, tendrán que regresar a las medidas de confinamiento. Las medidas son únicamente para alargar los casos en una línea de tiempo y que no se rebase la capacidad de atención de la población.

Así que como dijo Sabina, que no les vendan amor sin espinas, que las verdades no tengan complejos, que las mentiras parezcan mentiras parezcan mentiras y todos junto pedirle a Quirino, que no nos cierre el bar de la esquina. 

Paco Casillas.


LO QUE NO SE APLANA…

Es la barriga consecuencia del encierro.

Lo que sí se aplana es la curva de contagios de Coronavirus.

Eso no significa que va a desaparecer. Significa que al haber menos diseminación persona a persona del virus, habrá menos riesgo de que se saturen las terapias intensivas de los hospitales y de que haya personas que fallezcan por falta de espacio o por falta de buenos equipos.

El Coronavirus va a seguir entre nosotros pero tenemos buenas noticias.

Primero, lo ya mencionado, curva que se aplana gracias a la respuesta del pueblo de México a la insistencia del Sector Salud a quedarnos en casita.

Segundo, gracias a la pandemia, nuestros hospitales públicos quedarán super bien equipados pues se ha comprado y obtenido por donativos de otros países, equipo indispensable del cual se carecía en muchos, muchos de los hospitales de nuestro país el Sector Salud había sido prácticamente abandonado.

Tercero, saldremos de esta pandemia con muy, muy buenas cifras en cuánto a mortalidad con todo y que la ardorosa oposición insiste e insiste que se maquillan cifras y que se esconden los fallecimientos.  No obtuvieron el desastre que esperaban y andan que no se la acaban de lo ardido. Zopiloteando cifras de defunciones, esperando éstas aumenten para (en su retorcida mentalidad) la gente diga, “ellos sí sabían cómo”. Están de risa.

Cuarto, los paisanos incrementaron, con todo y la crisis, la cifra de remesas que envían a nuestro país y ese dinerito, paliará en algo la crisis que la tal pandemia nos ha ocasionado.

Y quinto, las reservas internacionales aumentando como nunca antes. Pueden leer (es de gratis) la noticia con cifras y todo, en La Jornada del 6 de mayo, así que entre tanta noticia mala que acontece y nos absorbe la energía día con día, hay que enaltecer lo bueno, que nos levante el ánimo y despierte la alegría.

Mucha gente ha perdido seres queridos, empleos, modos de subsistir, amigos. Tristeza e incertidumbre reina en el mundo y en nuestro país. q Valoremos lo bueno y pensemos que vamos saliendo, poco a poco, pero saliendo de la mejor manera posible, de este grave problema global. Toda crisis deja enseñanza y estoy cierto que saldremos muy fortalecidos de ésta.

 Y como dijeron Serrat y Sabina:

Tenemos memoria, tenemos amigos,
Tenemos los trenes, la risa, los bares,
Tenemos la duda y la fe, sumo y sigo,
Tenemos moteles, garitos, altares

Muchas, muchas cosas más que valen la pena!!!

Paco Casillas.

   


Paranoia

Como saben, tuve y todavía tengo, una cierta molestia en la garganta.

Me duele. En un primer momento, temí lo peor en tanto que he sido la responsable de salir a hacer las compras para mi hogar pues soy la persona adulta con teóricamente menos riesgos.

Tengo una imaginación muy creativa que gusta de inventar mil cosas, pero –desgraciadamente-  suele divertirse elaborando los más abigarrados y dramáticos escenarios.

Eso implica que un síntoma que para muchos podría ser insignificante, irrelevante, absolutamente anodino, en mí produce que se activen todas las alarmas. Se encienden los focos rojos, empiezan a sonar sirenas y hago un repaso de todo lo malo que podría acontecer si en efecto tengo el Coronavirus.

Me dije a mí misma que no puedo darme el lujo de enfermar y morir. No aún, pues mi hijo es todavía un adolescente que, desde mi perspectiva, necesita una guía amorosa que le indique lo que es correcto y lo que no. 

No en estas circunstancias, porque que mi hermano está lejos y mi mamá no podría soportar semejante dolor sin la compañía de alguien que la comprendiese plenamente. 

No ahora que estoy convencida que el futuro puede ser algo extraordinario, realmente digno de ser vivido.

Así pues, me puse a llorar.

Lloré de miedo. Lloré de tristeza. Lloré de desesperanza. Lloré pensando que la vida es injusta. Le dejé un mensaje a mi médico en whatsapp y me senté a esperar su respuesta.

Como no contestaba y yo no quería que mi familia se diera cuenta de mi angustia, pero como también tengo claro que mi pecho no es bodega y tenía que desahogarme, dejé un mensaje en twitter, mi diario –no tan- secreto desde hace años. 

Y luego hice lo que suelo hacer: me evadí.

Me puse a trabajar en un par de archivos que tenía que revisar. 

Así pasó un buen rato hasta que por fin me contestó el doctor. 

A grandres rasgos, me dijo que había únicamente dos opciones: o daba por hecho que tenía Coronavirus y me iba al hospital, con todo el riesgo que eso implicaba, o me calmaba y vigilaba los síntomas al tiempo que tomaba dosis fuertes de los medicamentos que siempre tengo en mi botiquín homeopático. 

Opté por lo segundo. 

-Si llegases a ver que tienes fiebre mayor de 38 grados y no puedes respirar, entonces me hablas y vemos qué hacemos. Pero primero tranquilízate. Es normal asustarse, pero si somos honestos, aún cuando enfermaras es poco probable que tengas un descenlace fatal.  Sólo cuídate y haz todo lo que ya sabes que funciona cuando tienes un resfriado.

Decidí que la opción dos era la más prudente. Empecé con las gotas y las pastillas, hice gárgaras y tomé un thé de gordolobo con miel y limón. 

Dormí bien.

Y amanecí mejor. 

El dolor persiste pero no tengo alguna otra molestia, lo cual es francamente tranquilizador.

Después chequé mis notificaciones en tw y puder ver que varias personas han sentido también algo parecido. Me aconsejaron calma y me dieron algunos remedios caseros, lo cual agradezco profundamente.

¿Saben? Me hicieron sentir acompañada y comprendida. Me ayudó que me compartieran sus experiencias en ese sentido.

Recordé cuán importante es cuidar la salud física, pero también la salud mental. Ante un escenario como el que estamos viviendo, solemos estresarnos y a veces la mente nos juega malas pasadas. Es común. No se auto regañen si les sucede. 

Mejor consulten a su médico de confianza, hablen con algún amigo y sean comprensivos y empáticos con ustedes mismos.

Para finalizar: estamos a pocos días de llegar al pico de la curva de contagios, les suplico que se cuiden muchomuchomucho.

Quédense en casa.

Cada vez falta menos para que nos volvamos a abrazar.

@MishaBishhha


Oteando el horizonte… Encontramos buenas señales

Existimos rebeldes desde hace muchos, muchos años atrás. Y somos legión. Y mucho de ellos veíamos en aquellos lejanos tiempos en que nuestro padre nos llevó a conocer por primera vez el hielo, aquel noticiero del extinto canal 40 de televisión con Ciro, Elisa Alanis y en el cual hacía sus pininos Brozo y el Güiri Güiri. Y para nosotros, de provincia, eran las únicas voces disidentes y más o menos confiables en los medios de aquel tiempo en los cuales, todos eran “soldados del presidente”. Y aparece TV Azteca y aparece Salinas Pliego. Y se apodera al modo más gansteril posible, con gente armada y toda la parafernalia del modo gangster, del cerro del Chiquihuite en el cual estaba el Canal 40. Corre a Ciro y a todos ellos y nosotros, al menos yo, lo vivimos paso a paso como si fuese a nosotros a quiénes estaban desalojando de tal canal.  

Luego Ciro, Denisse, Brozo se fueron a Televisa y se convirtieron en el remedo de lo que hoy son, pero bueno, esa es otra historia.

El caso es que los rebeldes de aquel tiempo, quedamos marcados por tal hecho que repito, vivimos como si nos los hubiesen hecho a nosotros mismos. Es claro que si nos lo hicieron a nosotros mismos. Y nos quedamos con ello y seguimos luchando por el cambio. Y llega el cambio. Y aparece Salinas Pliego al lado de AMLO y uno, vil mortal de a patín pues nomás con cara de what. Y peguntándonos cuantos entretelones tendrá el poder para que, quiénes fueron protagonistas de hechos tan deleznables, aparezcan al lado de la causa por la que tanto se luchó como protagonistas justicieros de ella. Y se queda uno con duditas pero justificando quizá, con un “por algo será”.

Y nos viene el rompimiento y eso sí es un notición. Notición de que estos tipos no dan pie sin huarache y algo debe haber oculto para que hayan tomado esa postura los de TV Azteca.  Independientemente de la vileza del acto, desacreditar al gobierno en tiempos de Coronavirus, de las consecuencias graves en vidas humanas que tales declaraciones de Javier Alatorre pueden tener para el país, independientemente de ello, me alegra el saber que si se guía uno por las señales, el largo brazo de la justicia se dirige ineludiblemente hacia esos tipos.

Y es sabido que entre esos tipos y yo hay algo personal.

Y eso me reivindica del anhelo de justicia por el que tanta gente luchó y sigue  luchando.

Y es claro como ellos solitos van tomando su bando. Bonilla, Alfaro, Aureoles, Cabeza de Vaca, Gustavo de Hoyos y hoy se le suma Salinas Pliego.

Algo muy profundo debe de estar pasando bajo el agua  y si no es bueno para ellos, debe de ser bueno para nosotros. 

No le hagan caso al papanatas de Alatorre. Hagan caso a los expertos, hagan caso a las recomendaciones del equipo del Dr López Gatell.

Paco Casillas.

PD.- Ayer un buen amigo me cuestionaba con el trillado argumento de “Odian a los ricos y quieren que todos sean pobres como ustedes”.

La palabra conciencia viene del griego y Cicerón la tradujo al latín nombrando con ella “una fuerza interior de certeza que todos los hombres llevamos dentro y a la que no podemos oponernos sin la perturbadora sensación de que estamos negando algo divino que se expresa en nosotros”. En este caso, la justicia.

La conciencia de saber que solo se puede ser enteramente feliz cuando todos tienen las mismas oportunidades que yo tengo.

Y hoy, elijo canción libre y les dejo nada más y nada menos a la vocalista de Portishead (Beth Gibbons)  con ese vozarrón y una bella melodía. Que la disfruten!!!!


fotografía: FORBES

El vaso medio vacío… O medio lleno

Es oficial: habremos de estar confinados hasta el 30 de mayo.

Aproximadamente 45 días más. Después de un par de semanas viviendo esto del distanciamiento social, empezamos a acostumbrarnos a salir en contadísimas ocasiones. (Evidentemente hablo de los que tenemos el privilegio de trabajar en actividades que se pueden realizar desde casa, no de quienes por desgracia aún deben salir todos los días a ganarse el sustento.

Menciono a este sector de la población porque es con el que estoy más en contacto). En fin… lo cierto es que me sorprende la capacidad de resiliencia que están demostrando. Muchos empezaron la pandemia llenos de incertidumbre. Otros tenían miedo y abiertamente lo confesaban. Algunos más estaban enojados pues vieron cancelados sus planes: el viaje, la cita, el concierto. Todo eso se esfumó en un abrir y cerrar de ojos.

Y sin embargo, con el paso de los días, le están hallando el lado positivo a esto. Justamente hoy vi en Twitter tres ejemplos que me hicieron darme cuenta de que no son las circunstancias las que  hacen sentir mejor o peor,  sino la actitud con la que las personas se enfrentan a una misma situación.

Vi a un señor que subió la foto de la bufanda y el gorro que ha estado tejiendo estos días. No creo que lo haya pensado aún, pero igual podría convertirse en otra fuente de ingresos. Vi a una abuelita compartir el video donde sale ella misma dando clases de repostería a sus nietos. Vi a una chica difundiendo los poemas que ella declamó, a pesar de que hace unos meses aseguraba que su voz nunca le ha parecido hermosa. Me dio mucho gusto saber que hay quienes se están atreviendo a experimentar cosas nuevas. Me alegró darme cuenta que hay quienes son capaces de compartir generosamente sus conocimientos, sin esperar otra cosa que una sonrisa. Y me emocionó aún más el notar que este tiempo libre forzado también está sirviendo para que algunas personas venzan sus miedos y sus complejos…

Se están permitiendo ser ellas mismas. Y qué bonito es eso. Ojalá todos aprovechemos esta cuarentena para descansar si es necesario, para relajarnos, para decir adiós a viejos hábitos perniciosos, para apapachar a nuestros seres queridos pero sobre todo para crear momentos que en el futuro nos permitan recordar lo valientes y lo fuertes que somos.

@MishaBishhha


ALTA TRAICIÓN.

No amo mi patria.

Su fulgor abstracto

es inasible.

Pero (aunque suene mal)

daría la vida

por diez lugares suyos,

cierta gente,

puertos, bosques de pinos,

fortalezas,

una ciudad deshecha,

gris, monstruosa,

varias figuras de su historia,

montañas

-y tres o cuatro ríos.

José Emilio Pacheco.


Así lo posteo de nuevo y así lo entiendo. No se puede amar a toda la humanidad aunque así se nos diga. Tampoco a todo el país, es abstracto, inasible como lo dice Pacheco, ni siquiera a todo el estado. Pero sí se puede amar, o al menos ayudar, al prójimo cercano a ti: Al viejito que cuida carros. Al bolero sin empleo. Al que vende El Debate y se le cayeron las ventas pues no hay carros en la calle. A los meseros que están sin chamba. Al que vende frutas y tiene cerrado el puesto. En fin, a quién tienes cerca y están en una situación más precaria que la tuya. Eso, a mi entender dice el poema de Pacheco de manera metafórica.

Y es ahí donde podemos hacer la diferencia. No se requiere ser un gran empresario para ello. Se requiere solo regresar a la vida comunitaria de la que tan alejados estamos. Hacer una cooperacha, juntar unos centavitos y comprar lo que alcance para unas despensitas o lo que se considere. No vamos a salvar el mundo. Vamos solo a ayudar un poco a quiénes la estén pasando más mal que uno. Pero así, todos unidos, en algo a simple vista tan pequeño, en un descuido, salvamos el mundo.

Un pequeño grupo de personas anónimas todas ellas (yo no figuro entre ellas para que no se crean que me estoy echando porras) me envían éstas fotos con el fin de publicarlas e incentivar a otras personas a organizarse en lo que les sea posible y ayudar siempre y cuando esto les sea posible.

Yo les doy gracias anónimas por ser inspiración, esperando un efecto mariposa. Que las buenas acciones se multipliquen pues es sabido que siempre se recibe lo que se da.

Paco Casillas.

PD: Dejo video de cantar a la alegría en estos días en que el mundo se ha tornado triste y los problemas pareciese se multiplican. Saldremos adelante y con mayor fortaleza que antes!!


LOS TONTITOS

Les dicen. Mi macha les hubiese dicho: “no tienen llenadera”.

Rescates carreteros, rescates ferroviarios, el rescate 2009 de Calderón que en teoría iba a PYMES (pequeñas y medianas empresas, como tú, como yo, como Don Roque, como el todo natural y etc. Como tantos que trabajamos y que generamos el 80% de los empleos del país)  y que en su mayor parte se quedó el dinero para las grandes empresas agrupadas en las cámaras que todos conocemos (se le llamó FOBAPROA empresarial en el que el gobierno compró la deuda de las grandes empresas rescatándolas a través de Nacional Financiera) y la reina de todas las reinas, la cereza del pastel, el fraude más grande que se le ha hecho al pueblo de México, el FOBAPROA de Zedillo, del PRI y del PAN (aunque se enojen los que no quieren recordar el pasado).

Hoy lo quieren de vuelta los señorones “que no tienen llenadera”, como gracias a ellos existimos el resto de la pelusa, gracias a ellos comemos, nos vestimos, nos movemos los que no somos nada más que parte del engranaje que ellos mueven, pues suponen deben de ser SIEMPRE, los primeros a rescatar. Y cuidadito con quejarse bajo pena de ser comunista, anarquista, socialista, populista, beisbolista y quizá saxofonista.

Es muy corta la memoria y es muy largo el olvido, dijo Neruda cuando dijo que podía escribir de noche unos versos muy, muy tristes, nomás lo dijo, no sabemos si los escribió o no, o si los que escribió eran ésos o eran otros, pero, como es muy largo el olvido, les dejo este video que habla de aquel rescate que se llevaron los que no tienen llenadera y hoy andan, lloriqueando por los rincones, como la muñeca fea, nada más que la muñeca fea no quería que nadie la viera y estos sí, estos quieren que todos los vean y de ser posible, los vean quedarse solitos con el pastel.

Así que se los dejo. Mentes sensibles, no lo vean, les va a poner de mal humor. Coparmexos, tampoco lo vean, para que le mueven, les va a torcer  la tripa.

Bonito día!!!!

Paco Casillas.

Video


DON TEOFILITO. Vida y Obra.

El presente estudio, antropológico y de campo, pretende ser una recopilación de datos sobre la vida y obra de un personaje local que trascendió en la historia hasta nuestro tiempo actual.

Hay quienes dicen que llegó proveniente de una ranchería cercana a Escuinapa pocos años después de la revolución. Y hay quienes dicen que venía de Mazatlán y que por mero accidente se quedó a vivir entre nosotros. Su fecha de arribo a lo que por aquellos años era solo un caserío se sitúa entre 1922 y 1925. Hay quiénes nos refieren que llegó como obrero de la entonces Sugar Company y que fue ascendiendo poco a poco en los puestos sindicales, sin embargo, al hurgar en los registros históricos de las juntas sindicales  no se encuentra evidencia de ningún Teófilo (mucho menos, Teofilito) que formase parte importante de las directivas de dichos sindicatos. La versión más creíble es la que nos narran de que fue un abarrotero muy querido, que vendía alimentos y ropa a los empleados del Ingenio azucarero con los que llegó a tramar una gran amistad.  

Enjuto, rostro franco, bigote generoso, se le recuerda como parco, de pocas palabras pero bondadoso.  

Su mayor acierto fue haber dicho una frase, cierto día lluvioso, que fue a su vez, intrascendente y certera. Intrascendente porque nadie recuerda que fue lo que dijo, pero certera por qué tal frase, a pesar de que nadie recuerda de que trataba, todo mundo recuerda que la dijo.

Y gracias a ello, don Teofilito pasó a la historia.

Y viene a cuento este estudio antropológico, porque cada vez que me dicen que nuestro presidente tiene señales evidentes de senilidad, que no hila sus discursos, que se duda de su salud mental, viene a mi mente don Teofilito y pienso, “como dijo don Teofilito”, muy senil y muy enfermo pero que pela le pone todos los días a la oposición en las mañaneras, dándoles cátedra de Historia de México, de Historia Universal, de Filosofía y de Política dejándoles día con día, en evidencia en su ignorancia.

Paco Casillas.

PD.- Y respondo por este medio a quienes me preguntan (hasta en tono de sorna) sobre el informe de ayer de AMLO. Parco, como lo era Don Teofilito, pero certero. Dos días antes Arturo Herrera había anunciado apoyos que se detallan esta semana para las PYMES, por lo que no se habló mucho de ello, anuncio de medidas contracícilicas en la economía, mayor inversión gubernamental para genera más empleo y reactivar la economía y quedó a deber, en mi opinión, en haber ahondado en la inversión público-privada, ya que es sabido que hay una cierta parte del sector empresarial que en conjunto con el PAN y lo que queda del extinto PRI que en su extinción se mimetizó en el PAN, tratando de desestabilizar este gobierno aprovechando la crisis global que la caída del neoliberalismo potenciada por el coronavirus ha provocado. Ya hasta memes exigiendo al General Luis Crescencio Sandoval de la espalda a AMLO andan circulando. Y el otro punto que me quedó a deber, sería que yo esperaba, en concordancia con Simón Levy, un anuncio de inversiones importantes en energías limpías.

Pero, como dijo  MORCHEEBA, Roma no se hizo en un día.

Que pasen excelente Semana Santa!!!!!!


fotografía: Reforma.com

Empresarios de a peso

Tener un empresa exitosa es muy complicado; requiere capital, talento y carácter, para soportar las embestidas del destino. Hoy el Covid-19 es una prueba para muchos emprendedores; hombres y mujeres de negocios que todos los días arriesgan su patrimonio haciendo empresa.

Esta crisis sin duda separará a los buenos empresarios de los empresarios de a peso; esos que solo ven por sus intereses, aun sea a costa de sus empleados, proveedores, gobierno y sus clientes.

Es cierto, las empresas dan empleo, pero no es como algunos “empresarios” lo quieren hacer ver; no le hacen un favor a nadie. Todas las empresas necesitan un recurso humano. Y ese recurso les da una retribución que día a día los hace más y más exitosos. Es cierto ellos pagan un sueldo, pero es su empleado quien hace crecer los proyectos, quien sustenta la producción, quien vigila y atiende los puntos de venta, quiene hace que el capital semilla de cada negocio germine y de utilidades.

Tampoco lo hacen por el país. Ningún hombre de negocios, tiene negocios para dar empleos, todos tienen negocios por que quieren multiplicar su capital, por que buscan hacer crecer su patrimonio. No son héroes, son empresarios y nada más. La prueba es que algunas de estas empresas pagan sueldos de miseria, la prueba es que hoy pueden incluso correr gente con la mano en la cintura, por que lo que menos les preocupa son sus trabajadores.

Una vez dicho esto, resulta curioso como son estos empresarios; los que se creen héroes del país; los que todos los días en pasados sexenios decían “depende de uno, echenle ganas”, los que gritan que AMLO, los está dejando solos. Son estos empresarios los que quieren que el país se endeude y que les exente de sus obligaciones fiscales en aras, dicen, de seguir sosteniendo los empleos que dan.

Son estos empresarios, acostumbrados a evadir impuestos, los que a gritos y sombrerazos, quieren tirar a Andrés Manuel. y amenazan con escenarios de catástrofe.

Reniegan del estado, lo ningunean. Reniegan de los programas sociales, llaman mantenidos a sus beneficiarios. Reniegan de políticas sociales, las llaman locuras e improvisaciones. Pero hoy estos empresarios de a peso, piden que el país les de a ellos, les resuelva, les exente, les preste, les regale, los rescate, los mime, los apapapache, los trate como los trataba el PAN o el PRI.

No queridos empresarios de papel. AMLO, no va a gobernar para sus intereses, gobierna para los de todos; aunque ustedes crean que más vale un pobre muerto de hambre a que su empresa reporte números más discretos este año.

El gobierno de México ayudará a los más pobre primero, por el bien de todos. Y luego a empresas pequeñas y medianas, que son las que más empleos brindan en el país.

Hoy los “grandes empresarios”, deberán demostrar que lo son.

Gerardo Ayala


Antes del fin del mundo…

Después del desasosiego inicial, llegó la resignación. Hemos hecho caso al llamado de las autoridades. Decidimos aplicar el “Quédate en casa”, a pesar de que nuestros cuerpos, nuestras almas, nuestras mentes, anhelan la luz, el sol, el contacto, el bullicio… LA LIBERTAD.

Tras varios días de encierro, me atrevo a decir que el pasar a la Fase 3 de la emergencia sanitaria por el Coronavirus, nos ha obligado a pensar. A meditar. A reflexionar. A llevar a cabo una revisión del pasado, a hacer cuentas y a ser honestos con la persona que vemos todos los días frente al espejo.  A admitir que hemos cometido errores que no sólo nos han afectado a nosotros. 

Y no siempre es fácil aceptar que existe gente a quien le debemos algo. Puede ser una explicación, una disculpa, una invitación a salir, etc.

En Twitter, he leído ya muchas veces que varias arrobas de mi TL narran los acercamientos que han tenido con amigos, familiares y ex parejas, con quienes no tenían comunicación desde hace tiempo. Y me parece bien. Creo que la incertidumbre, la tristeza, el miedo, nos sacuden. Nos conmueven. Encontrarnos de frente ante un posible final de la vida tal como la conocíamos, nos lleva a desear estar en paz, a sentir que no tenemos “asuntos pendientes”.

Habrá quienes recibirán mensajes tipo: “Fuiste importante en mi vida, te quise mucho. No lo supiste nunca, pero en su momento eras mi motivo para sonreír, para querer levantarme cada día. Después cada uno hizo su vida. No vamos a cambiar eso. Sólo quiero que estés bien”.

Otros: “Te ofrezco una disculpa por lo que pasó. Nunca quise herirte. Las circunstancias no fueron favorables. Y se me hizo fácil simplemente alejarme. Sin embargo, deseo que tengas claro que jamás quise hacerte daño, al menos no a propósito”.

Otros: “Lamento mucho estar lejos de ti. Detesto no poder abrazarte y comerte a besos. Te extraño demasiado y quiero agradecerte el que seas parte de mi vida. Cuando todo esto termine, me aseguraré de que la próxima pandemia nos encuentre juntos”.

O los que señalan “Si Dios o el Universo lo permiten, debemos ir a tomarnos ese café que tanto tiempo hemos postergado. Pon la fecha”.

Y ojalá que así sea. Que de esta crisis salgamos convencidos que cada día es un regalo. Que lo único que tenemos es el tiempo presente. Y que casi siempre la vida nos da la oportunidad de ser felices. Sólo tenemos que sentir que nos lo merecemos. Y claro, también tenemos que atrevernos a decir que sí.

Carpe Diem, camaradas. Carpe Diem.

Aléjate de los miserables

Es fácil ganar likes en estos tiempos, solo necesitas ser adversario del gobierno y criticar todo lo que el presidenta haga o no haga. A veces ni eso, son muchas las ocaciones que Felipe Calderón y sus muchachos juegan a poner una duda en twitter para que su botrregos los sigan e inflen una tendencia atacando a AMLO. MISERABLES.

Es común, es rutinario y nos hemos acostumbrado a ello. No deberíamos, pero nos hemos acostumbrado.

Peor en tiempos como estos, en los que muchos estamos aislados, en los que todos queremos información de primera mano; veraz y a tiempo. Las noticias falsas, los chismes y las difamaciones, lo único que hacen es aumentar el pánico, la histeria y el sentimiento de desesperanza, que de por si es mucho en algunas personas.

La derecha, los panistas, los periodistas pagados por ellos, los del PRI, los influencers pagados por ellos y hasta uno que otro miserable que alguna vez fue de izquierda, se dedican día y noche a golpear a un gobierno que según los expertos ha actuado en tiempo y forma, con responsabilidad frente a una crisis que es histórica por su universalidad.

Hoy, a adversarios y compañeros, a fachos y chairos, a políticos de derecha y de izquierda, a empresarios y trabajadores, a comunicadores y comunicados; nos debe unir la premura de salir adelante y debemos alejarnos de opiniones como Calderón, Krauze, Sarmiento, Bravo Regidor, Chumel, el corrupto frente a la COPARMEX o de cualquiera que lo único que busca es beneficiarse del río revuelto y hacer suya la ganancia política o económica, que trae el COVID-19.

Hoy debemos de vencer el virus de la miseria y ser responsables en lo que retuiteamos; en lo que compartimos por Whatsapp y hasta lo que decimos en voz alta.

Se vale tener miedo, se vale desesperarse, se vale sentir que es injusta la realidad y que, como dicen por ahí, nos hayan robado el mes de abril sin siquiera haberlo empezado. Pero lo que no se vale, es desquitarnos con el de a lado, asustar al vecino o esparcir rumores que no benefician a nadie y que si pueden perjudicarnos a todos.

Informémonos en fuentes confiables. Hagámosle caso al Dr. López Gatell, a Andrés Manuel o a las autoridades de la localidad de cada uno.

Estaremos bien.

Y cuando todo esto acabe volveremos a abrazarnos…

Gerardo Ayala


CASOS Y PRUEBAS

NO hay pruebas para todos. NO hay pruebas, ni aquí ni en el resto del mundo, a gusto del público.

Hay pruebas para los casos graves. Para los casos que se pueden complicar. Y las pruebas sirven para hacer diagnóstico diferencial independientemente, también muy importante, de la estadística.

Si tengo un paciente con fiebre alta, dolor de cabeza, dificultad para respirar e imagen de neumonía en una radiografía de tórax, el manejo sería muy diferente si me sale positivo para Covid-19 que si sospecho es una neumonía por neumococo o por estreptococo o por algún germen bacteriano que también predominan en esta temporada.

Si tengo un paciente con fiebre y tos seca, que está en su casa y que no tiene complicación alguna, lo más seguro se va a curar solito como nos hemos curado los seres humanos desde el inicio de los tiempos y que esa es ventaja enorme para nosotros los médicos que por más maletas que seamos, un gran porcentaje de nuestros pacientes de todos modos se curan solos. Ese paciente, decía, sin agravantes, joven y sano, no requiere de prueba alguna siempre y cuando no haya complicación alguna. Si se complicase, el panorama cambia. Como el manejo es solo de sostén, no cambia para nada el escenario en su pronóstico.

Así pues, que no les metan ideas en sus cabezas, las pruebas se reservan para aquellos casos serios en los que se precisa hacer diagnóstico diferencial dado que en base a ello será el tratamiento a seguir. Para eso nos sirven los estudios de laboratorio y de patología en general, para determinar el origen de la enfermedad y en base a ello, saber el manejo a seguir. Los estudios siempre son una parte del diagnóstico, no el diagnóstico en sí.

NO confundáis a Chana con Juana. Chana es una. Juana es otra. Se complementan pero no son lo mismo.

Así que prestad oídos sordos a quienes tienen el pánico como consigna y como todo en la vida, cuidarnos y estar atentos a las recomendaciones que diariamente nos señala el sector salud.  

Bonito día, dejo la lista de todos los laboratorios a nivel nacional capacitados y autorizados para hacer las pruebas de Coronavirus.

 Laboratorios con reconocimiento por parte del InDRE, para realizar el diagnóstico deCOVID 19, con fines de Vigilancia Epidemiológica

LABORATORIOS ESTATALES DE SALUD PÚBLICA

1Laboratorio Estatal de Salud Pública de Aguascalientes

2Laboratorio Estatal de Salud Pública de Baja California

3Laboratorio Estatal de Salud Pública de Baja California Sur

4Laboratorio Estatal de Salud Pública de Campeche

5Laboratorio Estatal de Salud Pública de Ciudad de México

6Laboratorio Estatal de Salud Pública de Chiapas

7Laboratorio Estatal de Salud Pública de Chihuahua

8Laboratorio Estatal de Salud Pública de Coahuila

9Laboratorio Estatal de Salud Pública de Colima

10Laboratorio Estatal de Salud Pública de Durango

11Laboratorio Estatal de Salud Pública de Edo. México

12Laboratorio Estatal de Salud Pública de Guanajuato

13Laboratorio Estatal de Salud Pública de Guerrero

14Laboratorio Estatal de Salud Pública de Hidalgo

15Laboratorio Estatal de Salud Pública de Jalisco

16Laboratorio Estatal de Salud Pública de Michoacán

17Laboratorio Estatal de Salud Pública de Morelos

18Laboratorio Estatal de Salud Pública de Nayarit

19Laboratorio Estatal de Salud Pública de Nuevo León

20Laboratorio Estatal de Salud Pública de Oaxaca

21Laboratorio Estatal de Salud Pública de Puebla

22Laboratorio Estatal de Salud Pública de Querétaro

23Laboratorio Estatal de Salud Pública de Quintana roo

24Laboratorio Estatal de Salud Pública de San Luis Potosí

25Laboratorio Estatal de Salud Pública de Sinaloa

26Laboratorio Estatal de Salud Pública de Sonora

27Laboratorio Estatal de Salud Pública de Tabasco

28Laboratorio Estatal de Salud Pública de Tamaulipas

29Laboratorio Estatal de Salud Pública de Tlaxcala

30Laboratorio Estatal de Salud Pública de Veracruz

31Laboratorio Estatal de Salud Pública de Yucatán

32Laboratorio Estatal de Salud Pública de Zacatecas

33 Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias

34 Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” 

35 Hospital General de Mexico

36 Hospital 20 de noviembre (ISSSTE)

37 Hospital General CMN La Raza (IMSS)

38 Centro Médico ABC, Campus Observatorio

39 Hospital Ángeles Interlomas

Actualización al 18 de marzo del 2020

Paco Casillas.


Tardes de encierro…

Como bien sabemos, el Gobierno de México, a través del Subsecretario de Salud, ha declarado que nos encontramos en la Fase dos ante la pandemia de Coronavirus.

Esto quiere decir que quienes podemos permanecer en casa, debemos hacerlo en aras de mantener la tasa de contagios en un rango mínimo.

Así las cosas, sin miedo pero atendiendo las recomendaciones que nos dan las autoridades, hemos de encerrarnos en nuestros hogares. Evidentemente habrá quienes no puedan hacerlo, sobre todo aquellas personas que viven al día; pero quienes tenemos la posibilidad (el privilegio, de hecho) vamos a tener que resguardarnos entre 4 paredes.

Y parece fácil, pero no siempre lo es en tanto que estamos acostumbrados al movimiento, a la libertad…

A mí en lo personal, me parece complicado no salir y no andar de un lado para el otro. Siempre he sido freelance y establezco mis horarios de trabajo según mi actividad como madre. Y sin embargo, es claro que tengo que acatar esa medida de #Quédateencasa.

Intentemos encontrar el aspecto positivo de esto. Ante la adversidad, lo mejor que podemos hacer es valorar cada momento que pasamos con nuestros seres queridos.

Yo, con un hijo adolescente, podría caer en la tentación de  permitirle usar la consola o el celular todo el día… No obstante, me parece que lo más prudente es  aprovechar este tiempo juntos para fortalecer los lazos y la comunicación.

Así pues, he establecido horarios con él para que no se aburra y no se acostumbre a estar inactivo. Lo he puesto a acomodar su cajonera, a doblar ropa, ordenarla por colores, etc. También tiene tandas de ejercicio (5 veces al día, por 15 minutos cada ocasión). Y por supuesto, nos damos un rato para leer en voz alta y también para jugar ajedrez, monopoly, Turista mundial, etc. Ahí nos relajamos, chismeamos, conversamos sobre nuestras vidas, nuestros miedos, nuestras alegrías, nuestras esperanzas.

Y qué rico es eso. COMPARTIR.

Los invito a que se permitan redescubrir a su familia.

Apaguen el módem una hora. Preparen café o chocolate (o matcha o algún smoothie si son más delicatessen) y saquen las galletitas o los pasteles y conversen. Cuenten anécdotas graciosas, recuerden a quienes ya no están en esta dimensión… perdónense, rían, lloren… Juntos. Unidos.

Que este encierro sirva para recordar que son familia no sólo por que el mismo ADN corre por sus venas, sino porque hay algo que les une incondicionalmente: EL AMOR. 

Ánimo. Vamos a estar bien.

Para saber más: https://soundcloud.com/hugo-lopez-gatell/entrevista-con-adela-micha

(Perdonen la fuente, sé que la Micha es detestable pero López Gatell es muy claro en esta entrevista)


A DOCTOR’S TALE.

Te sientes mal, Vas al médico y te diagnostica que tienes una enfermedad maligna en cierto órgano de tu cuerpo.

Vas al oncólogo experto de tu ciudad, el de mayor prestigio, el que la mayoría de la gente prefiere por el momento.

El oncólogo te dice que sí tienes una enfermedad mala pero que estás en Estadio I, de 5 Estadios.

Estadio I se maneja con tratamiento local y observación cada 3 meses durante 2 años.

Estadio 5 con cirugía radical del órgano afectado, extirpación de ganglios de toda el área, radioterapia por 2 meses y quimioterapia por 16 sesiones.

Tu oncólogo te dice que cómo estás en Estadio I solo te dará el tratamiento local que corresponde y la vigilancia estipulada.

EL oncólogo de la acera de enfrente, que odia al oncólogo con el que fuiste se entera de tu caso.

Te manda decir y le dice a todos tus familiares que tu oncólogo no sabe nada  y que aunque estés en Estadio I, él te recomiendo tratarte como si estuvieses en Estadio 5 para que de esa manera, evitar llegues a ello.

El oncólogo de la banqueta de enfrente era el más famoso de tu pueblo antes, pero se le cayó la clientela y el prestigio porque les robaba a sus pacientes y lo descubrieron poniendo agua en lugar de medicamentos en sus quimios.

Así la oposición actual frente al Coronavirus.

Paco Casillas.


PD.-  ¿Y qué les puedo dejar que vaya acorde a nuestra honrosa oposición?

Led Zeppelin, Dazed and Confused. No se recuperan aún del mazazo del 2018.


fotografía: Buzz Caribbean

Papá gobierno

Gobernaba el PRI o el PAN, el país iba mal, la economía iba peor y ni hablar de la crisis de violencia y descomposición social que todavía arrastramos desde esos tiempos.

Nosotros siempre reclamamos; siempre encontramos un trabajo deficiente en varias áreas de competencia del gobierno; los ahora opositores nos decían “Échenle ganas, el gobierno no puede hacer todo por ustedes. Salir adelante es cosa de cada uno, échenle ganas”.

Llegó el 2018, entonces AMLO ganó la presidencia. Desde que tomó el poder y aún meses antes el gobierno se volvió en el culpable de todo y en el facilitador de nada. Cada cosa mala que pasa en el país , según ellos, es culpa del gobierno federal, es más es culpa directa de Andrés Manuel. En cambio si las cosas mejoran o se controla la divisa, el logro es de las instituciones independientes o de organismos internacionales.

Ahora que nos enfrentamos al Covid19 la oposición busca revivir el término de papá gobierno; tal parece que las dependencias federales deben de decirnos cuándo hacer las cosas y hasta cómo deberíamos hacerlas; han caído en el extremo de decir “No nos cuidan”, cuando según expertos y organismos como la OMS, el gobierno de México, ha actuado con oportunidad y precisión; según las recomendaciones internacionales.

En estos tiempos no podemos esperar a ver un letrero para decidir o no si salir o quedarse en casa. Eso es tarea de cada uno; y cada quién debe procurar por su salud y la de los suyos. Luego sí, el gobierno tiene sus obligaciones, pero no es papá o mamá, para llevarnos al baño y lavarnos las manitas.

Gerardo Ayala

P.D. Tal parece que el Coronavirus en México, que solo ha matado a una persona, ha aniquilado también el feminismo de la derecha. Hoy ya se olvidaron que mujeres mueren todos los días, hoy ya se les olvidaron esas mujeres que les creyeron y que marcharon el 9 de marzo, que ya parece muy lejano. Ojalá que cuando pase todo esto, no se les olvide, lo miserable que pueden ser y cómo usan las causas, como si fuera un pañal desechable.


fotografía: Diego Simón / El Universal

Sin miedo.

Mi padre siempre ha dicho que tener miedo es bueno y positivo en tanto que puede llegar a salvarnos del peligro.
Y me parece que es una perspectiva razonable.
Esa sensación de susto y desconfianza que nos lleva a escapar, a huir de algo -lo que sea- que amenace nuestra integridad, no puede ser completamente malo. Después de todo, nuestro deber primigenio es mantenernos con vida.


No obstante, dejar que ello se exacerbe, crezca y nos invada, consuma nuestra energía y nos haga pensar cosas ilógicas, no es recomendable para nadie.


Varias personas, con toda la mala leche del mundo, han divulgado información con datos y cifras equivocadas, en aras de generar alarma y caos. El gobierno está trabajando correctamente para garantizar nuestra salud y bienestar. Han salido a dar la cara, a despejar dudas, a informarnos cómo está la situación con el coronavirus.


Por ello, es que les invito a no caer en compras de pánico. Eviten pensar que el fin está cerca y que el contagio es irremediable. No es así.


Evidentemente sí es necesario extremar las medidas de higiene: hay que
lavarse las manos constantemente; mantener limpios los celulares y los pomos de las puertas; evitar acudir a sitios concurridos, no saludar de beso,
estornudar en el antebrazo, alimentarnos de forma sana (privilegiando el
consumo de frutas y verduras) y mantenernos bien hidratados con agua simple.
Nada difícil, realmente.


No obstante, también es necesario cuidar nuestra estabilidad emocional.
Me parece que en estos tiempos, lo mejor que podemos hacer es ser valientes. Y quizá un poquito locos, lo suficiente como para llenar nuestra mente de amor y poesía


Nos toca confiar. Es casi nuestro deber tener esperanza.
Sintamos que es obligatorio caminar con la frente en alto y sonreír pase lo que pase.


Como diría Mario Benedetti:


“Defender la alegría como una trinchera;
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables;
de las ausencias transitorias
y las definitivas”.


Confiemos. Todo va a estar bien

M. Lopezenríquez


UNA HISTORIA HORRIPILANTE.

Eran 2 suburbans de color negro con vidrios oscuros estacionadas afuera. Llegaron tarde noche a mi consultorio. 5 tipos de procedencia oscura, pelo a rape corte tipo militar.  

Entraron a mi consultorio revisando rincón tras rincón. Preguntaron sobre Coronavirus. Comenté que no tenía casos registrados y en cambio sí tenía diariamente casos de Influenza Estacional.

Me dijeron como le dijo a sus bebé Papá Elefante:  “A ver, hijito, si tomas tu sopa. Y cuando comas no suenes la boca.” Así me dijeron;

“Sí tienes casos de Coronavirus, tienes que ocultarlos. Decir que es otra cosa pero por ningún motivo decir que es Coronavirus.”

Estamos visitando todos los médicos de todo el país y los tenemos amenazados de que por ningún motivo vayan a declarar que vieron algún paciente con tal sintomatología.”

Yo, como todo médico temeroso de las amenazas de la dictadura que padecemos contesté;  ¡Pero papaíto, es que no me gusta sopas de lenteja ni frijol!  quiero un pedacito que sea muy grandote de aquel pastelote de limón.”

Y así, según las mentes conservadoras de este país, temerosos de todo aquello que respire y que se mueva, acostumbrados a vivir siempre protegidos por una instancia superior  que los mantenga alejados siempre de cualquier problema que en su vida suceda, así todos los médicos estamos escondiendo la verdadera dimensión del enorme problema que tenemos en nuestro país.    

Ya lo dijo Samuel García. Ya lo han dicho otros políticos de ocasión que están deseando ocurra un desastre para ver si así, la gente voltea a verlos y considerarlos como opción.

Mientras tanto, mientras ellos acuden al voluntarismo  que les han enseñado en sus cursos de superación personal y de “emprendedores” a los que son tan afectos, mientras tanto, decía,  los epidemiólogos y médicos del sistema nacional de salud trabajan tratando de seguir los lineamientos que dictan las estadísticas, siguiendo los protocolos que dicta la ciencia, que dicta la OMS tratando de no generar un falso pánico que solo sirve para dañar al país y para regocijo de una oposición que diariamente muestra su verdadero rostro.

Un rostro que busca acarrear agua para su molino y que le importa un cacahuate  el análisis estadístico y la congruencia.

Es posible que la enfermedad avance. Es posible en un corto plazo el gobierno tenga que tomar otras medidas como se ha hecho en otros países. Para eso existen las estadísticas, para eso existen los diagramas de flujo y para eso está la epidemiología. Para señalar paso por paso lo que está sucediendo y las medidas a tomar en relación a ello no en relación a los que los políticos de oposición desean que suceda para así, ser tomados de nuevo en cuenta por una ciudadanía que , ante sus malos manejos y malos gobiernos les dio la espalda a nivel nacional.

Les dejo a Papá Elefante del genio musical que fue Cri-Cri.

Paco Casillas.

PD.- Fue horrible cuando llegaron los tipos a amenazarme.