NO DIRÉ NOMBRES

Quieres escuchar lo que tengo que decir o quieres que te diga lo que quieres escuchar.

Kevin Johansen

Para que no hay sentidos. Solo pistas. Lo conozco desde que nació y vivimos en la misma casa hasta que me casé. Y ya, no doy más pistas.

Me manda ayer noticia fatídica de que inminentemente nos llega el comunismo.  “La 4T va por las pensiones”, decía la noticia. Le contesté, literal: “Infórmate bien. Están acostumbrados a que uno les resuelva todo y ya están grandecitos. Hazlo por ti mismo para que no andes como borreguito repitiendo lo que otros te dicen”. Y ya, se informó, leyó y se dio cuenta de que el encabezado de tal noticia no tenía nada que ver con lo que en realidad sucedió.

Pero así es todos los días, los mismos medios, los mismos periodistas sacan noticias falsas o sesgadas para dar a entender algo que no es y las mismas personas se las creen también todos los días, sin cuestionarse nada.

Medios y periodistas que les han demostrado hasta la saciedad que recibían millonarias sumas de dinero de los regímenes pasados, que los han dejado en evidencia, que dicen noticias a nivel nacional  que al día siguiente se les demuestra que eran falsas, pues esos mismos periodistas, a pesar de todo, los siguen leyendo las mismas gentes.  Debe de ser por que no dicen lo que tiene que decir sino lo que quieren escuchar. Y es así, como cuando alguien te cae muy gordo y no quieres que te cuentan cosas buenas de él, puras malas por que no deseas por ningún motivo que te deje de caer gordo. A ese nivel.

Cada quién es libre de leer lo que le dé la gana y de creer lo que le dé la gana.  Pero aspiro a sembrar la duda. Aspiro a que tengamos una ciudadanía crítica que no se quede con lo primero que le dicen. Que teniendo el ancho mundo de las redes para investigar, investigue y vea si le están diciendo la verdad o solo lo están manipulando como sucedía antes de que tuviésemos el libre acceso, que hoy tenemos, a la información.

Más tenemos un problema. Como dijo Bertrand Russell, nos da miedo pensar. El miedo nos detiene, no vaya a ser que nuestras creencias de todas la vida resulten ser solo ilusiones y las instituciones que nos han formado no vayan a  resultar dañinas.

Aspiro a que algún día lleguemos a la adultez ciudadana.

En los jóvenes está mi apuesta.

Buen día!!

Paco Casillas.

PD.- Y ni me pregunten, no diré quién es.

Les dejo a don Kevin con su rolita justiciera tipo danzón.


Libertad de expresión

Uno de los derechos fundamentales en toda democracia que se precie de funcionar, sin duda es la libertad de expresarse. Pero como todas las libertades tiene una gran responsabilidad detrás:

Ser libre para decir no es lo mismo que seas libre para mentir. Cosa que parecen no entender varios personajes de la política, el periodismo y la comunidad artística de México.

Todos los días desde las hojas del Reforma, Excelsior y El Universal o desde la pantalla de Azteca, Imagen o Televisa se vierten informaciones dudosas; investigaciones a medias, pedazos de videos editados para que el mensaje no sea el correcto, y ahora, descaradamente, se miente y se golpea desde las Columnas de opinión, con la sencilla disculpa de “soy libre”.

Todos los días se hace propaganda en los espacios que deberían estar dedicados al periodismo y todos los días, cientos de tweets son enviados desde las cuentas personales de varios periodistas, con el único objetivo claro de golpear el Gobierno de México. Mientras bots, pagados quién sabe con que dinero, son “replicadores” de las mentiras y el golpeteo.

Entonces claro, llegan las voces de izquierda, los personajes del gobierno, las autoridades o cualquier afin al gobierno y al proyecto de AMLO, a desmentir cada una de las mentiras que dicen los enormes medios tradicionales.

Entonces claro, sale el presidente a desmentir las falsedades, a dar cifras, a contrastar hechos y a demostrar que son los de siempre los que mienten y seguirán mintiendo.

Y es ahí cuando los Krauze, Joaquín López Dóriga, Pascal Beltrán del Rio, Carlos Loret de Mola, Margarita Zavala, Calderón y demás fauna nociva, salen a gritar que se les reprime, que el gobierno, Andrés Manuel y sus zombies, atacan la libertad de expresión. Se victimizan, se hacen mártires; cuando en realidad fueron ellos mismos, y solo ellos, los que en principio y mintiendo; atacan y violan una y otra vez, la Liberta de Expresión.

Parecen tener su propio concepto de Libertad de Expresión. Según ellos…

  • Son libres de expresarse
  • Nadie puede expresarse sobre lo que ellos expresan
  • Ellos pueden criticar
  • Nadie puede criticar la crítica que ellos hacen
  • Ellos son los dueños de la Libertad de Expresión
  • Y no se la prestan a nadie.

Pues no.

Nosotros seguiremos hablando.

Nosotros seguiremos criticando.

Nosotros seguiremos teniendo voz.

Gerardo Ayala

PD: Un saludo a la “izquierda arrepentida”, esa que ahora cita a Chumel, a Triana y hasta a Belaunzarán. Su brújula moral, se extravió en un mar de intereses. Ni modo.