¿Valdría la pena cancelar el Tren Maya?

La primera línea de ferrocarril que se construyó en México, fue la ruta entre Veracruz y la Ciudad de México en 1842 bajo el mandato de Santa Anna, pero su mayor expansión tuvo lugar durante el Porfiriato (1876-1910), logrando pasar de 416 a 15,310 millas de vías férreas.

La infraestructura ferroviaria porfirista, que se financió con inversiones provenientes principalmente de los Estados Unidos, Inglaterra y Francia, pasó a manos del Estado con el decreto de nacionalización del presidente Cárdenas en 1937. Sin embargo, la falta de modernización, una estrategia de operación obsoleta, el exceso de trabajadores y sobre todo la corrupción que caracterizó a las administraciones priístas en los años siguientes a la administración de presidente Miguel Alemán (1946-1952) llevó a la quiebra del sistema ferroviario, culminando con su privatización con la administración de Zedillo en 1995 en plena época neoliberal. 

Desde entonces y con la globalización de la economía mexicana en la década de 1990 los trenes dejaron de ser prioridad para el Estado y se continuó privilegiando a la infraestructura automovilística, ignorando los beneficios sociales y económicos que podría traer el tren. Mientras tanto, en China se iniciaba  la planificación de su red ferroviaria, logrando inaugurar su primera línea de alta velocidad en 2003. Hoy en día, China cuenta con la red de alta velocidad más grande del mundo y en Europa se sigue privilegiando la inversión en trenes, al ser un transporte limpio, que tiene una visión social y que contribuye al crecimiento económico. 

Sin embargo, en México, los detractores de la 4T han politizado el proyecto del Tren Maya, aludiendo a sus posibles “daños ambientales” y el “rechazo” de las comunidades,  tratando de defender a los pueblos indígenas que abandonaron por décadas y que quedaron fuera del desarrollo del país. Los gobiernos neoliberales apostaron por la privatización de los recursos estratégicos del estado, incluyendo los ferrocarriles. Bajo la premisa neoliberal, adelgazaron el papel del Estado y no corrigieron las fallas del mercado derivadas de la concentración de los recursos en las regiones con las mayores ventajas económicas, dando pie a un círculo vicioso que generó preferencias hacia las regiones más competitivas, y discriminación de las regiones más pobres. 

El proyecto del Tren Maya es el proyecto más legítimo de López Obrador para corregir las asimetrías en el desarrollo entre el Norte y el Sur causadas por el modelo neoliberal. Aún mas, es una oportunidad de oro para que el titular del Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, inhiba cualquier manifestación de corrupción por parte de los funcionarios responsables del proyecto. Pero sobretodo, el Tren Maya representa el  mayor esfuerzo del Estado para recuperar un área estratégica clave con el fin de potenciar el desarrollo social, cultural y económico de la península de Yucatán.

Orlando Vázquez


Fuentes:

https://www.infobae.com/america/mexico/2020/01/08/la-apertura-de-tres-nuevas-zonas-arqueologicas-en-la-ruta-del-tren-maya-es-viable-determino-el-inah/

https://inah.gob.mx/boletines/8206-convenio-entre-inah-y-fonatur-impulsara-el-cuidado-del-patrimonio-cultural-durante-la-construccion-del-tren-maya

Fuente imagen:

http://www.trenmaya.gob.mx/

Dos amigos…

Ambos venían de Mapimí, cuenta la leyenda que por no venirse de okis, robaron Guanacevi. 

Martín y José su nombre y queda evidencia de que Martín le dijo a José antes del asalto al tren que no se pusiera amarillo, a lo que José respondió que no se ponía amarillo, que amarillo era su color y que ya antes, había robado trenes grandes y máquinas de vapor.

Pero… hoy voy a contar otra historia de otros 2 buenos amigos que están a punto de lograr un gran beneficio para la niñez de nuestro país.

Uno de ellos, Diputado Federal por MORENA y el otro, Infectólogo Pediatra con múltiples estudios acerca de los estragos que provoca la enfermedad de la Varicela en nuestro país y la conveniencia de lograr que el Estado incluya tal vacuna (que existe a nivel mundial desde los años ’90 y que no se aplica por el Sector Salud en México) en la Cartilla Nacional de Vacunación.

Se conocen ambos y en vez de ponerse de acuerdo en robar el tren que venía de Bermejillo, se ponen de acuerdo, uno como factor político y el otro como factor científico en buscar la implementación de tal medida.

Trabajo y trabajo conjunto y el día de ayer entra a la Cámara de Diputados el punto de acuerdo para que tal medida se lleve a cabo. Paso siguiente, su pase a Comisiones y si se aprueba, pasa al pleno también para su aprobación y ejecución. Y, de ser así,  pronto podrá recibir la niñez mexicana gratuitamente la vacuna contra Varicela en todo el país.

México fue modelo a nivel latinoamericano en la aplicación de vacunas antes del oscuro período neoliberal. Nos fuimos rezagando cada vez más, como en tantas áreas, en relación a otros países.

Hoy retomamos el camino.

Paco Casillas.

PD.- Por cierto, a José, el amigo de Martín, lo agarraron en la esquina del mercado después del robo al tren y el muy malandro se les escapó. Pero esa es otra historia, ahí se las dejo.

México en el G20: mensaje coherente y solidario

Bajo la premisa de que “la mejor política exterior es la interior”, el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha enfocado en resolver asuntos internos del país para recuperar la autoridad moral de México en la agenda global y darle la vuelta a la incongruente política exterior de gobiernos anteriores en la que México se convirtió en “candil de la calle, oscuridad en su casa”. 

Con un mensaje humanista y coherente con su política interna, López Obrador participó por primera vez en la decimoquinta reunión del G20 que se realizó de forma extraordinaria el pasado 26 de marzo, por video conferencia . A raíz de la crisis económica global de 2008, el  G20 se convirtió en el espacio más importante de deliberación política y económica en el mundo; reuniendo anualmente a las 19 economías más importantes del mundo y la Unión Europea. México forma parte de los estados miembros, junto con Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía, el Reino Unido y Estados Unidos. 

En la reunión, presidida por Arabia Saudita, el mandatario mexicano resaltó la importancia de responder ante la pandemia del coronavirus de la mano de especialistas y con el apoyo de la familia para proteger a los adultos mayores y madres embarazadas. En el ámbito económico, destacó la vulnerabilidad de las microempresas familiares y de aquellos que viven de la economía informal, es decir, quienes viven “al día”. Respecto a la cooperación internacional, el presidente delineó tres propuestas: que la ONU intervenga para garantizar el acceso a insumos médicos, evitando su especulación. En su segunda propuesta, hizo un llamado a las grandes potencias para que no acudan a políticas arancelarias unilaterales; no especulen con el precio del petróleo; y estabilicen los mercados financieros. Por último, persuadió a los mandatarios a combatir el racismo y la discriminación. 

La declaración conjunta del G20 coincide con la necesidad planteada por el mandatario mexicano para combatir la pandemia del coronavirus con una atención especial a los más vulnerables. En línea con la propuesta de México, el grupo se comprometió a mantener la libre circulación de insumos médicos, privilegiando un entorno de comercio internacional libre y justo. En vísperas de una crisis económica a nivel global, el G20 se comprometió a inyectar 5 billones de dólares, para contrarrestar los impactos sociales, económicos y financieros de la pandemia. 

Durante su participación en la cumbre del G20, México asumió una política exterior congruente con un gobierno que privilegia a los más vulnerables. Instó a las potencias del mundo a llegar a una tregua en medio de una pandemia que no reconoce fronteras, pero que requiere más que nunca de la cooperación internacional y de la solidaridad de los pueblos para salvaguardar el bienestar de sus ciudadanos.

Orlando Vázquez


Aléjate de los miserables

Es fácil ganar likes en estos tiempos, solo necesitas ser adversario del gobierno y criticar todo lo que el presidenta haga o no haga. A veces ni eso, son muchas las ocaciones que Felipe Calderón y sus muchachos juegan a poner una duda en twitter para que su botrregos los sigan e inflen una tendencia atacando a AMLO. MISERABLES.

Es común, es rutinario y nos hemos acostumbrado a ello. No deberíamos, pero nos hemos acostumbrado.

Peor en tiempos como estos, en los que muchos estamos aislados, en los que todos queremos información de primera mano; veraz y a tiempo. Las noticias falsas, los chismes y las difamaciones, lo único que hacen es aumentar el pánico, la histeria y el sentimiento de desesperanza, que de por si es mucho en algunas personas.

La derecha, los panistas, los periodistas pagados por ellos, los del PRI, los influencers pagados por ellos y hasta uno que otro miserable que alguna vez fue de izquierda, se dedican día y noche a golpear a un gobierno que según los expertos ha actuado en tiempo y forma, con responsabilidad frente a una crisis que es histórica por su universalidad.

Hoy, a adversarios y compañeros, a fachos y chairos, a políticos de derecha y de izquierda, a empresarios y trabajadores, a comunicadores y comunicados; nos debe unir la premura de salir adelante y debemos alejarnos de opiniones como Calderón, Krauze, Sarmiento, Bravo Regidor, Chumel, el corrupto frente a la COPARMEX o de cualquiera que lo único que busca es beneficiarse del río revuelto y hacer suya la ganancia política o económica, que trae el COVID-19.

Hoy debemos de vencer el virus de la miseria y ser responsables en lo que retuiteamos; en lo que compartimos por Whatsapp y hasta lo que decimos en voz alta.

Se vale tener miedo, se vale desesperarse, se vale sentir que es injusta la realidad y que, como dicen por ahí, nos hayan robado el mes de abril sin siquiera haberlo empezado. Pero lo que no se vale, es desquitarnos con el de a lado, asustar al vecino o esparcir rumores que no benefician a nadie y que si pueden perjudicarnos a todos.

Informémonos en fuentes confiables. Hagámosle caso al Dr. López Gatell, a Andrés Manuel o a las autoridades de la localidad de cada uno.

Estaremos bien.

Y cuando todo esto acabe volveremos a abrazarnos…

Gerardo Ayala


CASOS Y PRUEBAS

NO hay pruebas para todos. NO hay pruebas, ni aquí ni en el resto del mundo, a gusto del público.

Hay pruebas para los casos graves. Para los casos que se pueden complicar. Y las pruebas sirven para hacer diagnóstico diferencial independientemente, también muy importante, de la estadística.

Si tengo un paciente con fiebre alta, dolor de cabeza, dificultad para respirar e imagen de neumonía en una radiografía de tórax, el manejo sería muy diferente si me sale positivo para Covid-19 que si sospecho es una neumonía por neumococo o por estreptococo o por algún germen bacteriano que también predominan en esta temporada.

Si tengo un paciente con fiebre y tos seca, que está en su casa y que no tiene complicación alguna, lo más seguro se va a curar solito como nos hemos curado los seres humanos desde el inicio de los tiempos y que esa es ventaja enorme para nosotros los médicos que por más maletas que seamos, un gran porcentaje de nuestros pacientes de todos modos se curan solos. Ese paciente, decía, sin agravantes, joven y sano, no requiere de prueba alguna siempre y cuando no haya complicación alguna. Si se complicase, el panorama cambia. Como el manejo es solo de sostén, no cambia para nada el escenario en su pronóstico.

Así pues, que no les metan ideas en sus cabezas, las pruebas se reservan para aquellos casos serios en los que se precisa hacer diagnóstico diferencial dado que en base a ello será el tratamiento a seguir. Para eso nos sirven los estudios de laboratorio y de patología en general, para determinar el origen de la enfermedad y en base a ello, saber el manejo a seguir. Los estudios siempre son una parte del diagnóstico, no el diagnóstico en sí.

NO confundáis a Chana con Juana. Chana es una. Juana es otra. Se complementan pero no son lo mismo.

Así que prestad oídos sordos a quienes tienen el pánico como consigna y como todo en la vida, cuidarnos y estar atentos a las recomendaciones que diariamente nos señala el sector salud.  

Bonito día, dejo la lista de todos los laboratorios a nivel nacional capacitados y autorizados para hacer las pruebas de Coronavirus.

 Laboratorios con reconocimiento por parte del InDRE, para realizar el diagnóstico deCOVID 19, con fines de Vigilancia Epidemiológica

LABORATORIOS ESTATALES DE SALUD PÚBLICA

1Laboratorio Estatal de Salud Pública de Aguascalientes

2Laboratorio Estatal de Salud Pública de Baja California

3Laboratorio Estatal de Salud Pública de Baja California Sur

4Laboratorio Estatal de Salud Pública de Campeche

5Laboratorio Estatal de Salud Pública de Ciudad de México

6Laboratorio Estatal de Salud Pública de Chiapas

7Laboratorio Estatal de Salud Pública de Chihuahua

8Laboratorio Estatal de Salud Pública de Coahuila

9Laboratorio Estatal de Salud Pública de Colima

10Laboratorio Estatal de Salud Pública de Durango

11Laboratorio Estatal de Salud Pública de Edo. México

12Laboratorio Estatal de Salud Pública de Guanajuato

13Laboratorio Estatal de Salud Pública de Guerrero

14Laboratorio Estatal de Salud Pública de Hidalgo

15Laboratorio Estatal de Salud Pública de Jalisco

16Laboratorio Estatal de Salud Pública de Michoacán

17Laboratorio Estatal de Salud Pública de Morelos

18Laboratorio Estatal de Salud Pública de Nayarit

19Laboratorio Estatal de Salud Pública de Nuevo León

20Laboratorio Estatal de Salud Pública de Oaxaca

21Laboratorio Estatal de Salud Pública de Puebla

22Laboratorio Estatal de Salud Pública de Querétaro

23Laboratorio Estatal de Salud Pública de Quintana roo

24Laboratorio Estatal de Salud Pública de San Luis Potosí

25Laboratorio Estatal de Salud Pública de Sinaloa

26Laboratorio Estatal de Salud Pública de Sonora

27Laboratorio Estatal de Salud Pública de Tabasco

28Laboratorio Estatal de Salud Pública de Tamaulipas

29Laboratorio Estatal de Salud Pública de Tlaxcala

30Laboratorio Estatal de Salud Pública de Veracruz

31Laboratorio Estatal de Salud Pública de Yucatán

32Laboratorio Estatal de Salud Pública de Zacatecas

33 Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias

34 Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” 

35 Hospital General de Mexico

36 Hospital 20 de noviembre (ISSSTE)

37 Hospital General CMN La Raza (IMSS)

38 Centro Médico ABC, Campus Observatorio

39 Hospital Ángeles Interlomas

Actualización al 18 de marzo del 2020

Paco Casillas.


Papá gobierno

Gobernaba el PRI o el PAN, el país iba mal, la economía iba peor y ni hablar de la crisis de violencia y descomposición social que todavía arrastramos desde esos tiempos.

Nosotros siempre reclamamos; siempre encontramos un trabajo deficiente en varias áreas de competencia del gobierno; los ahora opositores nos decían “Échenle ganas, el gobierno no puede hacer todo por ustedes. Salir adelante es cosa de cada uno, échenle ganas”.

Llegó el 2018, entonces AMLO ganó la presidencia. Desde que tomó el poder y aún meses antes el gobierno se volvió en el culpable de todo y en el facilitador de nada. Cada cosa mala que pasa en el país , según ellos, es culpa del gobierno federal, es más es culpa directa de Andrés Manuel. En cambio si las cosas mejoran o se controla la divisa, el logro es de las instituciones independientes o de organismos internacionales.

Ahora que nos enfrentamos al Covid19 la oposición busca revivir el término de papá gobierno; tal parece que las dependencias federales deben de decirnos cuándo hacer las cosas y hasta cómo deberíamos hacerlas; han caído en el extremo de decir “No nos cuidan”, cuando según expertos y organismos como la OMS, el gobierno de México, ha actuado con oportunidad y precisión; según las recomendaciones internacionales.

En estos tiempos no podemos esperar a ver un letrero para decidir o no si salir o quedarse en casa. Eso es tarea de cada uno; y cada quién debe procurar por su salud y la de los suyos. Luego sí, el gobierno tiene sus obligaciones, pero no es papá o mamá, para llevarnos al baño y lavarnos las manitas.

Gerardo Ayala

P.D. Tal parece que el Coronavirus en México, que solo ha matado a una persona, ha aniquilado también el feminismo de la derecha. Hoy ya se olvidaron que mujeres mueren todos los días, hoy ya se les olvidaron esas mujeres que les creyeron y que marcharon el 9 de marzo, que ya parece muy lejano. Ojalá que cuando pase todo esto, no se les olvide, lo miserable que pueden ser y cómo usan las causas, como si fuera un pañal desechable.


fotografía: Diego Simón / El Universal

CLASIFICACIÓN C

Solo para adultos. Así se clasifican las películas para saber a qué público van dirigidas  y así mucha gente clasifica a las personas con la única intención de descalificarlas.

Me envían texto de whatsapp con la historia de que Miguel Nazar Haro fue un héroe nacional. Para quiénes no lo sepan, Miguel Nazar Haro fue un policía, director de la extinta Dirección Federal de Seguridad de los años 70’s, agente de la CIA en Mëxico (múltiples publicaciones, entre ellas de Sergio Aguayo al respecto)  y protagonista de primer orden en la guerra sucia de aquellos tiempos en nuestro país.

Famoso por sus desapariciones, famoso por sus torturas, famoso por que subía jóvenes de Guerrero en aviones militares y los tiraban al mar. Fue el responsable de la desaparición del hijo de la luchadora social Rosario Ibarra de Piedra, hijo que nunca apareció.

Si hay algo de justicia en la vida, se puede decir que murió en la ignominia.

Y quien envía el elogioso texto (panista, pa’variar)  lo justifica diciendo que “detuvo con  violencia a los asesinos de la liga 23 de septiembre”.

Y es a dónde quiero ir. “Los asesinos de la liga 23 de septiembre” implica ya en sí mismo una clasificación y al ser ya clasificados todos ellos como “asesinos” les hemos despojado por completo de su humanidad, nos hemos quitado en  nuestras mentes la posibilidad de que no todos ellos eran “asesinos” (¿pues a cuántas personas mataron?), les hemos quitado la posibilidad de que si bien fueron jóvenes que escogieron un camino equivocado para luchar contra la violencia y represión del régimen priísta  de aquel tiempo, eran jóvenes con ideales que luchaban por lo que para ellos era una causa justa. Los clasificamos de  “asesinos” y al clasificarlos olvidamos que tenían sueños, que tenían papá, mamá, hermanos, abuelos y así, al despojarlos de toda humanidad y pasarlos al rubro de “asesinos” justificamos ya que haya habido torturas, que haya habido desapariciones, que haya habido cientos de muertes y que haya habido en esa época una guerra oscura, sucia, documentada históricamente por historiadores de nuestro país y que haya quién aún sabiendo todo eso, considere que fue un héroe.

Clasificar a las personas nos ayuda a olvidarnos de la justicia y deja a nuestra conciencia en paz sin cuestionarnos si por lo que luchamos es realmente por la paz y la justicia o por que impere al precio que sea, el modo de vida que nosotros consideramos es el correcto aunque para ello haya que desaparecer de nuestro entorno a todos los “indeseables que piensan diferente a nosotros.

Esa manera de pensar ( que es de muchos de quienes militan en el PAN y en el PRI)  a mí en lo personal, me da miedo.

Es el camino de los regímenes fascistas.

Y es sabido que entre los fascista y yo, hay algo personal.

Bonito día.


AMLO VS SANDERS.

Recientemente se ha estado mencionando con insistencia, la creciente posibilidad de que el demócrata Bernie Sanders logre la candidatura de su partido para competir contra Donald Trump por la presidencia de los USA  y la posibilidad pequeña, pero posibilidad al fin, de que le gane la contienda a Trump.

Bernie, como le decimos los amigochos, tiene una plataforma ideológica muy pero muy similar a la que maneja y manejó en campaña, AMLO en nuestro país. Debido a ello, en los USA, los meros meros dueños del dinero que son a los que no les convendría que llegara, ya están implementado su campaña de que Sanders es un “Peligro para USA” (¿les suena conocido?).

A grandes rasgos propone cobrar más impuestos a quienes más tienen, disminuir la enorme desigualdad entre los muy muy ricos y los muy muy pobres, dar cobertura médica gratuita a todos los norteamericanos, ayudar a cubrir las deudas de los estudiantes universitarios ya que allá para ir a la universidad  tienen que paganini. Les dan becas que se tiene que pagar cuando se gradúan. Congelar las deportaciones, retirarse de la carrera armamentista y de que USA ande metiendo las narices en todos los países del mundo y bueno, nada más le falta decir, “por el bien de todos, primero los pobres”, pero, por supuesto, en inglés se escucha primer mundo y nada populista. “for the good of all, first the poor people”.   Tiene para sí también,  el voto de los jóvenes y el voto latino.

Bernie, goza de la simpatía de mucha gente de la clase media nacional mexicana que al mismo tiempo odia gratuitamente a AMLO. Por ello, me empecé a cuestionar, ¿por qué si sus plataformas ideológicas son tan similares, odian a AMLO y les cae bien Sanders?  y ahí te voy, realicé una encuesta tipo Mitofsky en las que ya sabe uno de antemano el resultado para encontrar el por qué y salir por fin del estado de confusión en que he vivido desde que nací.  

He aquí las conclusiones que encontré:

1)      AMLO es mexicanote, Bernie, ameriquequins.

2)      AMLO es morenón tirándole a prietón,  Bernie Sanders wero werinche, mata la chinche. Eso ya dice algo.

3)      AMLO tiene rasgos indígenas, Sanders rasgos anglosajones.

4)      AMLO no habla inglés y Bernie  habla un perfecto inglés de Oxford.

5)      AMLO es tabasqueño y Sanders ni más ni menos que Neoyorquino, oiga usted!!!

6)      AMLO estudió en la UNAM, escuela pública de la raza brava, a dónde van los que no les alcanzó pa’l  Tec y similares,  Sanders en la Universidad de Chicago, no comparen!!

7)      AMLO se apellida López y Sanders pues Sanders. ¿Cómo va a competir un López contra un Sanders, apellido 100% gabacho?. NO hay lugar.

8)      AMLO usa ropa mexicana (Milano y Farjí el barato), Bernie pura ropa ameriquequins, Dillard’s pa’rriba!.

9)      A AMLO le dicen el peje y a Sanders, Bernie, Bernie, pegando el labio inferior a los dientes incisivos frontales superiores, haciendo resonancia con las paredes de la boca para que se escuche una correcta y estilizada pronunciación.  En cambio, “el peje”, ¿qué gracia tiene pronunciar “el peje” ? Cero elegancia en su pronunciación.

10)   Frases de campaña, Go, Bernie, Go! Contra “Arriba el peje!, “se ve se siente, el peje está presente!!!”” ¿cómo comparar una cosa con otra? No hay manera.

11)    La esposa de Bernie (mi amigocho) es gringuita. La de AMLO, mexicana, ven al diferencia abismal entre uno y otro. De plano, así no se puede.

Terminada la encuesta comprendí el porqué de los porqués y resignado, me cuestioné por que no nacimos allá en vez de haber nacido aquí.

Como decía mi yoya. A veces la cigüeña se equivoca de casa y de país.

Bonito lunes!!!!

Paco Casillas.


Fotografías: The Times / Gobierno de México

¿Quemamos México?

“Destrócenlo todo” dicen algunos, que se suman – o eso creen-  a la lucha feminista. Tratan de mostrar que ellos están de acuerdo con esta postura de reclamo en el que pintar paredes, incendiar puertas y dañar monumentos, es el único camino lógico para hacerse escuchar. La indignación es mucha, el miedo va en aumento y la percepción de una crisis es aceptada por más personas cada día. Las noticias de asesinatos, las coberturas mediaticas y los tuits flamables, aumentan esas sensaciones de que nos enfrentamos a un periodo rojo y peligroso, en el que hay pocas respuestas.

Los tuits se apresuran a culpar a AMLO y a Sheinbaum. Los tuits de los mismos, que en este año y medio de gobierno de Obrador, buscan cualquier detalle, cualquier noticia, la más ridícula de las notas o el peor de los rumores para tratar de sumar a su causa y restarle algún punto a la cuarta transformación. Hoy se dan golpes de pecho, tratando de hacer suyos todos los reclamos al presidente. Gritando que la injusticia ya es mucha, las respuestas pocas y criticando – con videos editados y declaraciones fuera de contexto- el andar de este gobierno; cuando fueron precisamente ellos, a través de gobiernos en todos los niveles, que descompusieron la estabilidad social. Es más, en estados como Guanajuato, aún sucede que el gobierno local y los municipales, no meten las manos y provocan el hartazgo y la desesperanza que lleva al camino de la delincuencia y de la violencia. O peor, meten las manos pero es contra los que gobiernan.

Es cierto, para mi Obrador ha fallado, pero no en la lucha particular de estos delitos o de alguna causa, ha fallado a la hora de comunicarlo. De pronto es cierto, el presidente necesita mostrarse firme, decir lo que todos queremos escuchar y dejar un poco de lado el discurso diario pero sin énfasis en algunos temas. Explicar de manera clara- y no coloquial- lo que en serio, todos los días se hace por aliviar las causas y terminar a corto, mediano y largo plazo con delitos de alto impacto, y que además se está haciendo muy bien. 

El país está en crisis, pero desde mi perspectiva y desde los números, es la misma crisis que lleva años suscitándose. El resultado de años y años de abandono a las clases más bajas; la falta de estudios, de salud, de educación, de trabajos y de vivienda digna han resultado en que poco a poco, la ilegalidad se ha ido convirtiendo en un modo de vida, y en ese escenario todos salimos perdiendo. Delinquir se ha hecho fácil pues no existe la sensación de castigo, de justicia. No hay miedo a la pena, pues tampoco al delito.

Los que no se explican y lamentan todos los días la creación de programas sociales, no se dan cuenta, o fingen no darse cuenta, de que el país necesita justo eso; emparejar el piso y reconstruir desde abajo la confianza y lo valores que alejen los comportamientos antisociales y los delitos. Eso se hace todos los días de manera exitosa, pero los resultados, no se verán en un periodo de tiempo corto; por el contrario tardarán más de lo que cualquiera deseamos. 

También se trabaja en lo inmediato, pero se necesita cambiar de fondo el sistema de procuración de justicia, con jueces que de verdad encarcelen al que delinque y no liberen al que tiene más dinero. Se necesitan, tal vez, penas más severas para el que mate por cuestiones de género, para el que viole y para el que asesine. Se necesita castigar el tráfico de información que se da en los ministerios públicos que no es más que otra muestra del sistema corrupto en el que andamos todos los días. Los cambios se están haciendo, pero llevan tiempo. Y claro ya no hay tiempo. Los muertos se acumulan y los rostros siguen apareciendo junto a historias que parecen sacadas de películas violentas. Ese es el México que nos dejaron. Ese es el México en el que miles han vivido desde hace al menso 2 décadas.

Lo que pasa es que ahora está más cerca.

Lo que pasa es que ahora los medios ya informan.

Lo que pasa es que el silencio ya no se compra.

Lo que pasa es que ya estamos hartos.

Necesitamos, sin duda, por un momento, dejar de lado la preferencia política; la batalla electoral. Debemos responsabilizar a cada uno y responsabilizarnos nosotros mismos. López Obrador no es mesías y no va a resolverlo todo. Pero debe resolver lo que le toca. Pero así también para jueces, ministerios públicos, jefa de gobierno, oposición, policías, maestros, directores, padres, madres, hijos, tíos. Todos

No es hora de destrozarlo todo.

Es tiempo de reconstruirnos.

Gerardo Ayala


Fotografía: EntornoInteligente

¿El violador soy yo?

La afirmación por si sola es terrible. No es cierto claro, mi educación en casa fue determinante en el sentido que la violencia hacia cualquiera es para los cobardes. Mi madre, mis abuelitas, mi hermana, mis tías, mis primas; una familia abundante en mujeres me hizo crecer con la idea firme de que las mujeres son lo mejor de este planeta. Jamás en mis relaciones personales me he atrevido al abuso físico y creo desde un acto de contrición que tampoco al abuso psicológico. Pero no estoy seguro. En ese sentido creo que a cualquier de nosotros nos hace falta deconstruirnos, reflexionar y aprender. Rearmarnos en expresiones, en dichos, en insultos; en formas, en lenguaje, en acciones y reacciones; en conductas simples de todos los días.

En los días pasados un caso de feminicidio- uno de la decena que ocurren todos los días en México- se hizo viral; la indignación colmó a todas y lo acompañaron con miedo. Es natural, la realidad de esta sociedad les dice a las mujeres que están en riesgo, que matarlas es sencillo, que varios lo hacen, que es recurrente y lo que es peor; que la autoridad hace poco por resolver esos casos que están normalizados, en este país que sangra todos los días. Ellas reclaman, maldicen, escriben, gritan. Ellas exigen que se cambie esta realidad con el único fin de vivir tranquilas. Tienen toda la razón y tienen todo el derecho…

¿Y nosotros?

Nosotros nos dividimos en varios. Nosotros buscamos de manera inmediata desmarcarnos de las afirmaciones que nos reúnen como género en culpables. Y es cierto, duele que cada uno sea señalado como un violador en potencia. Claro que duele que nos digan que los violadores, los misóginos, los “odiadores”, los “Abusadores” somos nosotros. Duele por que creemos en nuestra grandísima vanidad y nuestro tremendo ego, que somos diferentes al resto. Duele por que nos surge el orgullo masculino y por que decidimos que nadie, y mucho menos ellas, pueden señalarnos por nuestros errores. Duele por que nos damos cuenta en lo profundo, que no somos tan distintos.

Hablaré de mi caso personal… Nunca he lastimado físicamente a una mujer, nunca. Pero sí creo que más de una vez he caído en conductas que normalizan que ellas sean más vulnerables. Sí creo que más de una docena de veces he aprovechado los privilegios de ser hombre, para imponer mis condiciones. Sí, he consumido pornografía y por lo tanto las he convertido en un simple objeto. Sí, en repetidos momentos de mi vida he usado expresiones que demeritan al género femenino. Sí, en una batalla de género aún defendería al mío. 

Para estas alturas, aún estoy pensando en si debo publicar esta columna o no, por que no es sencillo, por que reconocer los errores de forma pública y en voz alta no es nada fácil. Pero también creo que es lo primero que se debe de hacer en una realidad como esta si de verdad queremos cambiar las cosas. Claro que nos hace vulnerables y claro que de una u otra forma rasga la máscara de perfección que todos queremos ostentar en público. Pero es lo correcto. Y además nunca estaríamos tan vulnerables como lo están ellas; todos los días y en cualquier lugar, algunas incluso en sus propios hogares, con su propia familia.

Debemos reconstruirnos y comprender que su lucha es justa, es necesaria y solo puede hacernos mejores.

Debemos quitarnos del camino y dejar de estorbarles, si nos estás contra ellas, ellas no te están atacando a ti; aunque tu ego te haga pensar que sí.

Debemos dejar de responder con comentarios que las desvían de su objetivo y en su lugar prestar nuestro silencio, para que su voz se haga más fuerte

“Nos matan a todos”, es el argumento para minimizar estos casos.

Es cierto, pero a ellas las matan solo por su género. Y es nuestro género quien lo hace.

Sí… el violador soy yo, y eres tú, y somos nosotros, y son ustedes, y son ellos.

Al final lo somos todos, hasta que todas estén a salvo, hasta que todas tengan garantizado seguir viviendo.

@GerardoAyala


Coronavirus

“No los traigan”, decían en mi familia, sobre el caso de los mexicanos que pidieron ser repatriados desde China. Es posible que muchos piensen así. Que ante la posibilidad de contagio, la mayoría pretenda poner distancia con todo lo que signifique estar cerca de un enemigo silencioso, invisible y que muy pocos entienden. Genera terror saber que en el mundo hay algo diminuto que puede matarte, algo del que todos tienen una versión; cifras, causas consecuencias y síntomas; casi todas inventadas y muchas obtenidas de fuentes poco confiables como: el vecino, un artículo de internet o una cadena de whatsapp . Y es que, contrario a otras épocas, la información abunda, pero eso no es necesariamente bueno si no se combina con una buena dosis de criterio.

El 31 de diciembre de 2019 se comunicaron a la OMS varios casos de neumonía en Wuhan. Se trataba de un virus distinto a los conocidos, lo cual resultó preocupante, porque no sabían de qué manera podía afectar a las personas. Y a partir de ahí, el miedo hizo su trabajo, y el mundo, poco a poco ha caído en un pánico, lento pero progresivo. Las imágenes que llegan desde la televisión internacional y los pocos datos que se ofrecen, impactantes todos ellos, contrastan con los videos que circulan en redes sociales que, algunos ni siquiera se saben si son realmente de la ciudad china o de algún otro lado y de algún otro tiempo.

La crisis es real, y la Secretaría de Salud mexicana, ha dicho a través del Dr. Hugo López-Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, que el virus tarde o temprano llegará a México, pues es inevitable el contagio. Pero eso no implica, de ninguna forma, caer en pánico y realizar, a razón de el, acciones que dañen a terceros. Habrá, como en la crisis del AH1N1, que tomar medidas y estar pendientes de las recomendaciones para evitar la diseminación de la enfermedad, pero lo más importante sin duda, es guardar la calma y alejarse de informaciones apocalípticas que entienden en esto, una oportunidad para alarmar a la gente, sin razón alguna.

Nadie puede estar preparado para una crisis del tamaño que significa una epidemia de un virus desconocido. Ninguno sabemos a ciencia cierta lo que haríamos en caso de contagio de uno de nuestros seres amados o de nosotros mismos, pero todos podemos ponernos en lugar de las personas que están más cerca del riesgo de contagio. Podemos imaginar su miedo, sus ganas de salir corriendo y la enorme desesperación de que el país en el que decidieron vivir, no los dejen salir, y el país en el que nacieron, no los quiera recibir. “Imaginen por un segundo que los ciudadanos mexicanos fueran sus hijos”, les dijo alguien a mis tíos, cuando aseguraban que lo mejor era que los compatriotas de Wuhan, permanecieran allá. Entonces sus risas fueron nerviosas y cambiaron de tema.

Ese, es el asunto en estas circunstancias que tocan de manera profunda nuestros peores miedos; que nos reducen hasta lo más básico de nuestra biología y nos muestra vulnerable ante algo tan pequeño. Cercanos al contagio o no, con el poder para tomar decisiones o no, dando nuestra opinión o guardando silencio; buscando información o compartiendo la que ya tenemos; lo importante es no perder nuestra humanidad. Y entender que a veces es más peligroso el miedo, que el mismo virus.

@GerardoAyala


imagen: Cambridgemask.com